lunes, 20 de agosto de 2012

ANA MARÍA INTILI [7.454]


Ana María Intili 

(San Miguel de Tucumán, Argentina, 1950). Se gradúa de médico en su ciudad natal en 1975 y en diciembre del mismo año migra a la ciudad de Lima, Perú, donde reside hasta la fecha. En 1979 obtiene la especialidad de Neurología Clínica, fundando en 1987 el Servicio de Neuropediatría del Hospital Edgardo Rebagliati Martins y como Psicoterapeuta Psicoanalista en 1989.

Su obra poética reunida se encuentra en el libro “Niña de San Miguel”, Valparaíso, 2005. Con prólogo de Alfonso Larrahona Kästen, Premio José Vasconcelos, México, 1991.

Ha publicado la plaqueta Soñando Olvido en el 2001 y participado en diferentes Encuentros Literarios, siendo antologada en Poesía en el Puerto, Callao, Perú, 2003 y diversas revistas literarias en Lima, Perú.

Incluida en Breves, brevísimas. Antología de la mini ficción peruana, compilada por Giovanna Minardi, investigadora de la Universidad de Palermo. Santo Oficio Editores, Lima, 2006.

Obtuvo Mención Honrosa por su participación en el Concurso estudiantil Poesía Romántica Latinoamericana, Tucumán, 1965.

La Academia Iberoamericana de Poesía auspició la primera edición del poemario, Niña de San Miguel, en Valparaíso, Chile, 2005.

Ha recibido las Palmas Municipales de Huamanga con Mención en Poesía, Ayacucho, 2005.

Sus poemas pertenecen al Programa de Estudios de Literatura de Mujeres de Lectura Obligatoria en la Universidad de Guadalajara, México, 2006.

Parte de su obra poética ha sido traducida al italiano por la catedrática Gladys Basagoitia, con residencia en Italia por más de 30 años.

Está próxima la publicación de Con los Cuentos en la Manga, del Círculo Literario Anillo de Moebius, donde se encuentran cuatro de sus textos de mini ficción inéditos.




SOÑANDO OLVIDO

olvido
estoy hambrienta de aquí

aquí
la niña con miedo
la de los amaneceres callados
y de las noches con frío
la que cambió tierra por tierra
cargando culpas ajenas
la que vendió el dolor
a precio de nada

aquí
aún soñando olvido
y bendiciendo la vida
vivo



A WALTER PALACIOS

a veces
no duele tanto el autoexilio
(que es mi caso)

otras
las venas se abren
cae la sangre
escribe 
mi vida ciega
por el camino

no importa
qué vá!!!

si quedan

tres hijos para la patria grande
un amor
y este poema

para el amigo.



DONATO INTILI       

                                               a mi padre


En mis sueños lo veo entrar
            cada mañana.
Su mirada atraviesa el tiempo
             labios quietos
su voz vuela en la nostalgia.
     El sol trepa la ventana
mis zapatos calzan la alegría
            del encuentro.

                      Todavía sus manos
                          acarician
               la almohada tibia de recuerdos
donde duermen apretadas una guitarra y mi garganta



HERENCIA

       hunde tus manos  
  en la masa del recuerdo
       saca los pedazos
              júntalos
               únelos
                átalos
   reconocerás tu sangre
      late en las cenizas
    de los que se fueron



Niña de San Miguel

“Palabrita e Dios que dan gana
e’llorar, de solo pensar
que no volverá”

Del tiempo i mama
Zamba argentina

De la infancia
tengo la fotografía
en mis manos

la nariz pegada al cristal de la ventana
los rulos claros y el vestidito celeste
que me regaló madrina
-Ella misma lo hizo-
desde allí esperaba que mis hermanos regresaran del
colegio.

En las tardes sentados juntos a la mesa
el armario de los Billiken
y la cortina que los anudaba
dibujaba y aprendía
cosas que hasta hoy no entiendo
pero recuerdo con ternura



Luna de Casuarinas

mi casa
es grande

por las mañanas
la luna
aún se agazapa
bajo el armario

recuerdo las calles largas
las palabras blancas
el corazón creciendo
mientras
los zapatos esperan

en el mismo lugar



Hijo, sabes?

A mi hijo Germán

Hijo, sabes como eres?
impostergable
insondable
sorpresivo fuerte incansable
de corazón inquieto
y sensible

sabes?
vienes del deseo de la mujer que espera
de los ríos sagrados
que unen los brazos de la vida
del tronco hecho raíz
de las profundidades
donde nace la semilla
del clamor del aguacero cuando se hace primavera
del ser y del amor

Hijo
sabes qué quieres?
que tu palabra sea escuchada
justa
entendida

quieres SER
vivir en LIBERTAD

Hijo, sabes?




CÓMPLICE

serás mi última morada
allí
donde dejo mis atavíos
donde mis huesos se funden
en cada una de tus miradas
donde me haces sentir toda la luz del día

sorber gota a gota el caudal oculto
de tu humildad/ deseo doliente
guerrero
escondido entre papeles
degustando
cada uno de mis poros

escondido entre las hojas
enorme selva / tierra húmeda
que hemos de atardecer si tus ojos
expiran la cárcel
del silencio



INTILI, Ana María.  El hombre roto (microficción).  Lima: Edita El Gato Descalzo, 2002.   112 p. ilus. col.  Ilustraciones de Carlos Atoche.   



OBRA MAESTRA


El único mérito de la escultura era pensar. Decidida saltó a la fama com el torso de Rodin. Fue su obra maestra. 




ESTRATEGIA


El sueño tiene que ver con la almohada. La almohada tiene que er con las sábanas. Las sábanas tienen que ver com el colchón. El colchón tiene um enorme agujero.  Cuando me acuesto me escapo por él, así consigo eludir la pesadilla.




UM CLÁSICO


¿Qué debería tener um buen lugar para passar la madrugada? —preguntó intrigada la novia. Tres cosas: uma conversación agradable, buen vino y um exímio pianista – contestó muy respetuoso el novio. ¿Y sexo?  — inquirió ella con curiosidade. Ah, m olvidaba, ¡ ¡el postre!! — reconoció azaroso. 




ROTUNDO NO



Era el brujo más enterrado de la comarca. Por eso cuando trajeron el corazón a restaurar se negó rotundamente. ¡ ¡ ¡ No, no y no!!!  El último arreglo había terminado em infarto. No estaba dispuesto a repetir el infortunio. 




En París con aguacero

“Andes, frío, inhumanable, puro”
Trilce, poema LIX. César Vallejo.


Hay un lenguaje extraño
que viene de tus labios
un camino incierto 
una voz ahogada
a la deriva

en qué meses sucesivos tus Marías te dejaron
qué pan salvó de morir en la puerta del horno
fue media vida + dos veces tu vida

cuántas veces tu nombre
cuántos poemas en el aire
cuánta frente de tu frente
cuánta Rusia en tus pupilas
cuánta España en la nostalgia
cuánto Picasso retratando
Franco y su guadaña

tus zapatos gastados 
tus maletas vacías
tus monedas regadas
el destierro doble doble
Georgette cosida a tu costado

He pasado por allí
tumba fría / París con aguacero
es tumba silenciosa    lejana
Y toda la tierra andina

negándote















.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada