miércoles, 15 de agosto de 2012

7414.- WENDY GUERRA




Wendy Guerra (1970, La Habana) es una cineasta, poeta y novelista cubana.
Desde su infancia trabajó como actriz en Cine y Televisión. Sus primeros textos (poesías) los publicó a partir de los siete años de edad. Se graduó de Dirección de cine, en la especialidad de guion, en el Instituto Superior de Arte (ISA) de La Habana. Participó en el taller de escritura que el novelista colombiano Gabriel García Márquez animaba cada año en la Escuela Internacional de Cine de San Antonio de los Baños, Cuba.
Su novela “Todos se van” recibió el Premio de las Editorial Bruguera. La obra, presentada con el título Nieve en La Habana y bajo el seudónimo de "Campanilla" fue premiada con dicho premio en virtud de su autenticidad y sinceridad. También recibió el «Premio de la Crítica» del periódico español El País como Mejor Novela en 2006. Luego obtuvo en Francia el Premio Carbet des Lycéens 2009.
Ha recibido varias becas de especialización (en París, Nueva York, Los Angeles) para la búsqueda de información sobre la escritora Anaïs Nin. De ese trabajo ha resultado su tercera novela: Posar desnuda en La Habana. Ha sido traducida a trece lenguas pero sus novelas no han sido publicadas en el país de origen. Ha sido jurado de numerosos festivales de cine, entre los que cuenta recientemente el Festival International du Court-Métrage de Clermont-Ferrand, Francia, 2012.
En 2010, el gobierno francés le otorgó la Orden de Chevalier des Arts et des Lettres. Forma parte del grupo Bogotá 39, que reune a las 39 voces de escritores latinoamericanos relevantes. Escribe para el diario El Mundo (España), mediante su blog Habaname.

Obras

Poesías

Platea oscura, 1987
Cabeza rapada, ed. Letras cubanas, La Habana, 1996
Ropa interior, ed. Bruguera, Barcelona, 2008
Poèmes (inédits), éd. Stock, Paris, 2009 (edición conjunta con el poeta serbio Sasa Stanisic)

Novelas

Todos se van, 2006, ed. Brugera, Barcelona, 2006 / Tout le monde s'en va, éd. Stock, Paris, 2008 / Tutti se ne vano, ed. Le Lettere, Firenze (Italia), 2008 / Alle gehen fort, ed. Lateinamerika, Solothurn (Alemania), 2008 / Всички си тръгват, Sofia, (Bulgaria), 2010 / Alla ger sig av, ed. Bokförlaget Tranan, Estocolmo (Suecia), 2010
Nunca fui Primera Dama, ed. Bruguera, Barcelona, 2008 / Mère Cuba, éd. Stock, Paris, 2009 / Nunca fui primeira-dama, ed. Benvira, Brasil, 2010.

Ficción

Posar desnuda en La Habana. Diario apócrifo de Anaïs Nin, ed. Alfaguara, 2010 / Poser nue à La Havane, ed. Stock, Paris, 2011.

Antologías
Casa de luciérnagas (antología de poetas latinoamericanas), ed. Bruguera, Barcelona, 2007
39 Antología del cuento latinoamericano, ediciones Colombia, Bogotá, 2007.
Otra Cuba secreta. Antología de poetas cubanas del siglo XIX y XX, ed. Verbum, Madrid, 2011.




Exceso de equipaje

Si me dejaran llevar todo lo que extraño
Si me dejaran cargar la isla y el milagro
No tendría a dónde regresar.
No volvería a mí
Ni a tus recuerdos.







Promenade por el museo personal

Cuando abandono, cuando parto, cuando dejo me dejo ir a mi misma
para siempre
un trozo de mi pelo queda sujeto al pasado
prendido en los alambres de un campo minado
me aíslo y me castigo
sangre en los espejos trenza de pesadillas y misterios violentos, violados.
cristales que me hacen huir desesperada, clavando en mis pies el daño
para siempre
un hombre me acecha entre sus gritos mientras pido de rodillas el plano del hogar
perdido
enclaustrado en nombres que voy reconociendo
azul de metileno, pueblos de naranja, purga y dolor de los dolores
cuál fue el hogar primero de los golpes, hubo un hogar, hubo un reposo para este pavor profundo
cuando abandono quedan gavetas con arena
polvillo de mariposa vencida sobre la cama
oro sobre mis manos
vacío entre mis ojos
de parihuela en parihuela intentando llegar a ningún lado
fiebre sobre el cuerpo de una reina que va a ser cremada porque expuesta
causa pena.





Palabra de esquimal

Por ti dejaré la nieve y esquiaré en la arena
no escribiré grafittis sobre el hielo
tendré acento de occidente y ropas de verano
mis dientes no ablandaran otra piel que la tuya
mi olor se diluye en tu lavanda limpia
así como el esturión pierde el caviar perderé mi nombre
olvidaré el rito del iglú la mujer y la presa
miraré el deshielo como agua de mi sexo
no regalaré al extraño lo que es tuyo al final de la noche
quedaré en tu cama toreando al fuego
é de mi boca el cebo y el pescado
dejaré en libertad los perros del trineo
intentaré olvidar el exilio del hielo
invernaremos juntos mientras duela el invierno.
sobre el confín del iceberg, viajando en la isla blanca
sobreviven , una lágrima helada de mi madre
y el murmullo suplicante de tu padre
tal vez la amnesia sea lo mejor
aunque todo parezca cosa de otro mundo
cazaremos juntos;
palabra de esquimal.




ROPA INTERIOR

Dejamos sobre las duchas de los hombres nuestros cuerpos
bien amarrados a la tubería solar.
Marcamos territorio como animales en celo
con las trusas saturadas de arena y el olor sideral que los aísla.
En los baños quedan restos del sexo que les hicimos ayer,
agua de flores y velas de vainilla derramada.
Lágrimas rotas en el encaje profano de la madrugada.
He perdido mis aretes disueltos en el jabón de una lujuria breve
y las cremas señor untan tus sábanas, como veneno de diosas 
argentadas.
Mira como arrebatamos la libertad de sus mentes.
Abrimos la culpa en el paraguas dilatado de la tarde.
Regresamos con sus hijos ocultándole el verdadero apellido 
de sus genes.
En ropa interior leemos nuestras páginas persiguiendo sólo su 
deseo,
cada línea de arroz es un gemido.
Puedo esconderme en mis sombreros, sin ser descubierta…
¿Adivinan?
Un sayo y un escudo que esquive los golpes del amor.
Hay algo más debajo del sombrero, te lo juro.
Armo el rompecabezas de las palabras sobre la cama,
un plano blanco para patinar desnudos, ropa interior negra, sin 
dolor.
y aunque lo diga todo, no llega transparente a tus sentidos.
No lo entiendes. Tendrías que aprender a desnudarme.
Dejamos la antropología de un asentamiento grave,
un asentamiento cercano a esta cultura débil, sexo fuerte, 
inseguro, desterrado.
Leo  las líneas que subraya el editor pero no fumo,
no alivio mi ansiedad…y ya no puedo olvidar lo que he vivido.
Tu baño aún conserva mis pociones, mis esencias, mi estela, 
mi estampida,
guardo un tren, un alcatraz, una libélula
y la foto de espaldas que me hicieron dormida.
No soy encaje, ni concha ni malvada,
no es sólo lo que ves, porque me he ido.
Mis ideas son más que las espaldas profundas que ves en el 
museo.
Soy mi texto y lo que trato de ocultar en el peligro de la 
supervivencia,
ropa interior en frasco de otro baño. Otra humedad, mucho frío.
Los abrigos no existen, se regalan a otra mujer que fui en el 
ritual ajeno.
no hay nieve en el país y aunque rompa a llorar eternamente,
Solo en ropa  interior logro salvarme.
Dejo mis textos en tu casa pero hay más,
más frívolo y profundo, más pagano. Escribo en los espejos y te 
encuentras
nadando en este olvido de artificio…
Tus ojos curioseando en la cartera,
buceando en el pasado como un niño. Sólo ves:
las fotos de la infancia con mi madre.





LEJANA COMO CUBA

Desabrigada y ajena entre las palmas.
En diatriba con las cosas más simples.
Incomprensible y sola, mil veces sola, en medio de ese mar de 
gente ahogándose de ganas.
Lejana y obstinada como ella, con ganas de correr a que la 
abraces
desnuda y apartada.
De espaldas a tu ausencia.
Recobrándote en el paraíso de tu lino blanco.
Bandera blanca mi amor, bandera blanca.
Corriendo para no chocar contigo y tropezarte en el mapa de 
tus ojos, de mi cuerpo.
Lejana como Cuba. Sin concilio.
Entre las olas que me hacen pequeña y argentada
Con el viento en contra a toda vela, resistida a llorar.
Buscando el nombramiento de un testigo, un peregrino, un 
soberano.
Una criatura en mi interior que se defiende.
Lejana como Cuba.
Isla libre vertida entre tus piernas.
Cernida en los milagros que no esperas.
El ultimo reducto de la ausencia.
Lejana como ella. Aproximándose a tu salvación.
Breve al norte voluptuosa al sur.
Dormida sin tu nombre. Perseguida.
Con la brújula al polo y las alas atentas a tus pies.
Esperando por ti. Con todos mis arraigos de tierra y luz.
Sin esa lagrima que te duele y te despide.
Aquí me tienes.
Lejana como Cuba.





UN ROSTRO EN LA MUCHEDUMBRE
(GRAFFITIS)

Mis padres una vez tuvieron la razón
Se conocieron en una plaza abarrotada cantando a coro

Se amaron en un mar de diez literas acalladas por la voz
de "silencio"

Me trajeron al mundo en un salón de camas ordenadas
en emociones compartidas

Nadamos en playas atestadas de bañistas confundidos
por trajes idénticos y camiones colectivos

Los sábados en la noche vimos las mismas películas
llorando a la par de un país subtitulado en blanco y negro

Los domingos nos dijimos adiós
confusos en el azul uniformado que nos separó

Mis padres cuando por fin se quedaron solos

Perdieron la razón









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada