martes, 14 de agosto de 2012

7404.- ROSARIO HIRIART




Rosario Hiriart nació en Cuba. Salió al exilio junto a su familia hacia los EE UU. Después de varios años muy difíciles pudo continuar sus estudios en la New York University hasta obtener el título de doctora en Filosofía (summa cum laude), recibiendo también el diploma de «Founders Day Award», otorgado a los graduados considerados como Honors Scholars. Comenzó a enseñar en la New York University y después en el Iona College en New Rochelle, donde fue la primera mujer en obtener el grado de catedrática. Se casó con Jorge J. Valladares. Amantes de la música clásica; viajaron extensamente por los países de las Américas, Europa y Asia. Años más tarde, decidió dejar la enseñanza para dedicarse por entero a la escritura. La Dra. Hiriart ha publicado numerosos libros en diversos campos; ficción, crítica literaria, ensayo y artículos. Citemos entre los de ficción: Hablar a la música y al viento; Desnuda mujer, El patio de mi casa; Ultimo sueño; Fetiches cubanos; Malpartida; Albahaca… De sus estudios literarios menciono los que se ocupan de Francisco Ayala; Lydia Cabrera; Teresa de la Parra; Ildefonso Manuel Gil; José García Nieto o Montserrat del Amo… Vive entre los Estados Unidos y Madrid, España. Dicta conferencias en universidades y centros de estudios en Estados Unidos, Europa y Latinoamérica.




Damas de blanco hinchadas de rocío 
        
"y vi gente por el valle circular
venir, callados y llorando, al paso que hacen las letanías en este mundo"

 Dante Alighieri: La Divina Comedia, Infierno, 
Canto XX: "e vidi gente per lo valle tondo
venir, tocando e lagrimando, al passo
che fanno se letane in questo mondo".



1

Existen, y vi gente por el valle circular
bajo rocas que aprietan sus heridas

son las damas de blanco hinchadas de rocío
que pisan firme por su hombre encarcelado

sin poder olvidar la casa agujereada

ni los escándalos de sonámbulos repudios
que irrumpen sus desnudos insomnios

los sienten venir, callados y llorando, al paso
bajo el azote constante de gritos en la acera


2

conoces la mentira bongosera tocando
en hoteles de turismo, no te dejan entrar

son para una casta de privilegios anillados
que hacen las letanías en este mundo

rumor de arena en playas angustiadas

¿quién te explica cómo usar una cazuela china?
cuando apenas tienes con qué encender

el fogón para los hijos que buscan escapar
envueltos en bozales de silencios mustios


3

Mudos quedan los miedos de mis noches
al observar el desdén amarillo que encierra

escamas doloridas como signos de hastío
cual mortero vivo que machacara incesante

haciendo que sienta dentro tu crujido

acabaron con la quinta y con los mangos
a todo tren me asomo ante cenizas

renacen llamas de esperanza:
nuestro sol feliz estrenará mañanas.








Somos caminantes de extramuros          

"Una cruz!, el olvido, la noche y el silencio
escucha!, es el viento, es el océano inmenso"

Alfred de Musset: Poésies Nouvelles: "Une croix ! et l' oubli, 
la nuit et le silence
Écoutez ! c'est le vent, c'est l' Ocean immense"



1

Poco vale soñar con barcos y deidades
cuando nos rodea la noche y el silencio

al soplar mentiras en sonidos y proclamas

los que rompieron el columpio de el patio
de mi casa [1] al prolongarse los golpes

del odio verde y negro en el madero


2

remar sin descansar fue una esperanza
engañando a las furias sorprendidas

mi padre conoció el viento en el océano

inmenso que vivía clavado en el alma
de la familia y su medida de hombre

bueno, fiel al sentimiento de la historia


3

dejó el peso que trajo en su equipaje
en realidad no permitieron llevarnos nada

el robo fue fantasma cruel de lo invisible

hoy como ayer un desesperado deseo
largarse para intentar salvarnos del tizne

de la muerte, lejos del fusil y la locura


4

nosotros somos caminantes de extramuros
yo cuelgo de un globo rojo que me alza

nunca rindas culto a joyas de fuerza o riqueza ajena

¿su regalo?, una cruz!, el olvido, la noche y el silencio
la falsa promesa los perdió en el mar. Jamás olvides:

cuando nos dejaron sin zapatos en la nieve.







Poder enlazar las manos al cansarnos

"yo estaba dentro y fuera -en lo mirado-,
de un lado y otro el tiempo se divide"

 Mariano Brull: "Tiempo en pena"



1

queremos ser una y la misma en este sueño
para ser uno y el mismo cuando bese

mirar al mar desde la misma orilla
para ser uno y el mismo en lo mirado


2

unir los labios juntando las caderas
para ser una y el mismo si me entrego

poder enlazar las manos al cansarnos
para ser los mismos dentro y fuera


3

a pesar de la historia traicionada
ser todos uno aunque el tiempo se divide

volver a empezar detrás de cada puerta
para ser siempre una misma en cada aliento.

[1] Rosario Hiriart: El patio de mi casa.









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada