domingo, 22 de julio de 2012

7316.- RAÚL JAIME GAVIRIA





Raúl Jaime Gaviria nació en Medellín, Colombia en 1967. Es poeta, editor y traductor. Ha publicado los siguientes libros: Ciclo natural, 1992.La cruz de maroro, 2002.Permanencia en los signos (2004) y Los ojos del Beduino (2005). Director de la Revista de Pensamiento, Arte y poesía Asfódelo. Se ha desempeñado como traductor del Festival Internacional de Poesía de Medellín, traduciendo obras de poetas de Estados Unidos, Inglaterra, Canadá y otros paises.





1

En la sangre de las raíces
La voz
Cuatro salterios abajo
La mirada


2

No busques un nombre busca el perfume de las castañas
En la tierra de las caricias las básculas del tiempo nievan sentadas en la acera


3

Yo no viví la mañana antes del diluvio

En cuatro vientos delineo la precisión del delfín
En la raíz del primer viento sostengo la mano de Dionisio
En la raíz del segundo viento veo la saliente del río
En la raíz del tercer viento emerjo del secreto de la piedra de todos los nombres
En la raíz del cuarto viento socorro la tarde del amanecer
Socorro la tarde del amanecer en la raíz del cuarto viento
Emerjo del secreto de la piedra de todos los nombres en la raíz del tercer viento
Veo la saliente del río en la raíz del segundo viento
Sostengo la mano de Dionisio en la raíz del primer viento
La precisión del delfín delineo en cuatro vientos

Yo no viví la mañana después del diluvio


4

Le vi los ojos a la hecatombe y me sonreía
Me sonrió
¡Ah esas muelas!
Trencito de maíz

Yo no supe nada antes de esto


5

Leo el Tarot

Maravilla en quince nidos

Leo el Tarot

Cartílagos sostenibles de los alfiles celestes

Leo el Tarot

Reinante llama simiente

Leo el Tarot

Espacios que sepultan la estación del fuego

Leo el Tarot

Juego de trampas

Leo el Tarot

Rugido en la estación del navío

Leo el Tarot

Sígnos que deslizan de la mano del santero

Leo el Tarot

Maravilla en quince nidos



6

No deseo volver a hablar
S o lo
Me canso de la lengua


7

En las escalas de las fértiles euforias
Exaltados bardos de triste deriva en la mirada


8

Runas entretejidas
texturas ,volúmenes en juego
Curvas profilácticas
bloques de precisión imaginada
que configuran lo perenne


9

Los venenos,
enemigos de la lluvia
intoxican el frío del sol
Alteran el vuelo culterano
En donde emigran las semillas
esparcidas por el dios de todos los maizajes


12

Barcolépticos
Lentiscas
Soltencias
Y pájaros
Dos cabájaros son y se aman





Al centro 
del círculo
un único habitante
a todo fuego
a toda noche
en viva trasmigración
a toda palabra
hacia el silencio

Me asalto a mí mismo hacia la noche
en un irrefrenable éxtasis de locura
hilvano un collar de presencias
y me ato al primer árbol
ahorcándome con la joya recién construida

Belleza y muerte en un solo acto

*

Ciertos atardeceres profundamente auténticos
con sus nubarrones de sangre
nos abren al verdadero cielo
al cielo del hombre
un cielo mucho más nuestro
que aquel azul irrespirable
crepúsculos que nos entregan el reflejo más puro
de lo que somos
con sus furores de aciagos colores
en un fluir permanente de cascadas indomables

Dios muere
en esos atardeceres

El cielo del hombre
es la mortaja de dios

*

Bardos a la deriva
Cruzan el mar de los siete alcoholes



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada