domingo, 22 de julio de 2012

7312.- VÍCTOR BUSTAMANTE




Víctor Bustamante
Escritor colombiano (Barbosa, 1954). Economista de la Universidad de Medellín. Ha sido colaborador de El Imaginario del periódico El Mundo de Medellín, de La Nación de Buenos Aires, de las revistas Interregno, Susurros, Universidad de Antioquia, Universidad Nacional, Kinetoscopio, Vapores Deliciosos de Argentina, Palavreiros de Brasil, Portal de Poesía, El escribidor, Balvarera, Oxigen de España. Director de la revista Babel, del periódico escolar El Pájaro Picón, de la revista de poesía Los Papeles de Babel y del pasquín satírico literario El Perro Rabioso. Autor de Luis Tejada: una crónica para el cronista (1994); Noticias de Pedro II, El Papa de Barbosa (1995); Amábamos tanto la Revolución (1999); Historia del estadio (2001), Darío Lemos, Cuando el Poeta Muere (2008). Es uno de los fundadores del Neonadaísmo.



Balada

También eres la lluvia, sol de mi carne,
sal de mis babas.
La lluvia que se desgaja sobre los bosques allá
en las montañas, aguacero de Agosto.
Lluvia que cruje en los caños y
lava la cara de los transeúntes
y con su música de agua y sus barrotes de agua
encierra a quien espía a través de las ventanas.
Lluvia viajera, mi lluvia también eres.
También eres el viento que mece las hojas de los árboles,
barre el polvo de las calles y despeina mi cabellera.
Eres viento y eres luz,
luz al final de la calle y al final del viaje.
Eres también los pasos tibios
y desnudos sobre las briosas baldosas,
eres el vino y la sombra y también la seda de la noche
eres el espejo donde me miro, sal de mi rostro.
También eres la casa y el fuego,
cristal y ceniza de los deseos en mi derrota matutina,
también eres la flor que crece en el solar de la casa vacía
y la flor negra donde me escondo
cuando te aspiro
y entonces
despunta el alba.






Blues

No sabe a qué horas ni cómo ha llegado
De repente en la espesura del alba
recuerda, con su boca pastosa,
risas, cascos de limón, agua, rock, tangos y boleros, soda,
colillas y cenizas animadas por el espíritu del licor
Realiza un balance: palabras, luces, salsa,
una mirada hambrienta a alguna muchacha,
autos que pasan, alguna cita que no cumplirá,
algún beso robado a una bella boca roja
y sobre todo una lagrima de hielo
que aun persiste.
Así lloran los hombres.
Beben hasta exprimir todas las botellas.
Se drogan hasta que la cabeza queda con alto octanaje.
Buscan el exceso del sexo
pero sobre todo alguna muchacha que los escuche
porque los excesos narcotizan,
conducen al mar de la tranquilidad y del silencio.
Aun en la mesa de madera
preludio de tantas visitas
lo ha desgarrado cierta ausencia
también lo habitan vetas de licor rojo
más risas
pero sobre todo
esa puta lagrima de hielo.




Octubre

Para Maribell Arango.

Me has dejado la noche
La fruta amarga de tu boca sin nombre
Tu negra ola de pelo se ha marchado
Me has dejado las gratas calles del Centro
Vacías y sentenciosas.
Calles que recorro a cada hoja, a cada noche.
En una esquina de La Playa con Córdoba
Aun florecen los neones blancos de los postes
Las rosas gratas de las luces rojas de los autos cuando frenan.
Pero en este jardín, edén sin serpiente, del licor..
Te he buscado en alguna balada de Iron Maiden, “The trooper”,
Donde las guitarras marchan al unísono de la quinta caballería
Con soldados que irremediables van hacia la muerte.
Te he esperado en la chupada de un cigarrillo,
Me he asomado al Parque del Periodista a mirar las muchachas hermosas y sin destino
Recalo en la Microtienda donde la bella barman,
Andrea,
Rodeada de hombres hambrientos,
Es decir solitarios.
Coloca música nunca para mis gustos sino
Para entretener a los clientes.
Alguien, un contradictor, un metalero, hombre de negro y cola de caballo californiana
Ha llegado con un cd de Black Sabbat, y salva la noche.
Entonces decido reparar en Andrea que cada noche debe sortear
Miradas hambrientas,
castillos prometidos,
números telefónicos,
babas de borrachos que prometen el preciado infierno
o un desmedido cielo de plastilina
A quienes se dan un pase en el baño
A quienes pintan las paredes del baño con tu nombre
A quienes intentan irse sin pagar.
Me voy, me hundo en la noche
Entre muchachos vestidos de negro, heraldos de nada y entre labios pintados
De púrpura donde muchachas de rostro blanco buscan la palidez
De lunas sin asombro.
Alguien me llama, pero la noche es más poderosa
Y me ahogo en ella.
Pero también este octubre trae este desalojo,
Esta caída sin sosiego, esta nada
Y estas calles de Medellín que siempre me llaman.

Oct 2007







Poderoso caballero es la cocaína

Ponle colorete a la diablesa
Y veras como palidece
Ella vive para olvidar.

Paul Eluard


Lo mejor que puedo hacer, es no llamarte
Dejarte sola,
Libre,
Para que vuelvas con tu amante.
Un amante nuevo llega recién cortado de las flores del deseo
Y trae al día su carpeta de placeres.
Lo mejor es no llamarte
Dejarte tus odios más cercanos
Tu risa entrelíneas porque me ves algo pasado de kilos
Y siempre borracho
Mientras yo me creo el mejor escritor del mundo.
El que podría ser mi rival llega con su auto último modelo
Y con su finca para llevarte al Retiro,
O invitarte a Valladolid y a Miami cada fin de semana.
Sí, él es muy especial como dices
Ahora que soy para ti menos que un cero a la izquierda
Menos que una noche sin un trago
Menos que pasar un sábado esperando que alguien me llame
Sé que para mí necesitas tiempo, limpiarte el aura, el karma,
Lavar tu sucio espíritu de puta,
Para contestarme con toda la incertidumbre posible.
Es raro después de mirar tantos crepúsculos y de haber cultivado
Tantos vicios y depravaciones
Que me hayas cambiado en silencio
Como se cambia el repuesto de un auto
Como se borra la línea de un mal poema
Pero tu nuevo amante trae rosas rojas de un huerto
Recién cortadas,
Nuevos besos
Igual que hice yo.
Pero siempre sé que soy el penúltimo
Y ahora aprendiste la lección y me la enrostras,
Ahora que bebo la noche y me bebo todos los bares
Abiertos por el Parque del Periodista,
Entonces recalo en Las Gatas para alquilar el sudor de una desconocida,
Adriana,
Con su historia perdida de puta joven que no tiene nada que hablar.







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada