lunes, 16 de julio de 2012

7261.- DAVID VALJALO


David Valjalo (Iquique, CHILE 1924 - Santiago, 2005). Poeta, ensayista, narrador, antologador.  Residió fuera del país por treinta años (1960 - 1990). Editor de la revista Literatura Chilena en el exilio, posteriormente llamada Literatura Chilena, Creación y Crítica, publicación que cumplió catorce años de edición ininterrumpida, en Los Ángeles, California, y en Madrid, España.

Su poesía ha sido traducida al inglés, francés, alemán, rumano y portugués.  Director del Teatro de Cámara de California donde presentó teatro clásico y Exposiciones de Poesía en el Escenario, espectáculos que merecieron elogios de Los Angeles Times.

Fue agregado Cultural Ad Honorem en California entre 1970-1973.  Ha sido Director de la Sociedad de Escritores de Chile y Vicepresidente del Ateneo de Santiago.

Publicaciones:

Poesía:

Los momentos sin números, 1948; El otro

fuego, 1960, 1985, 1993; Trece poemas (breve antología),1966; Elegía al aniversario del universo, 1985; Poemas de la resistencia, 1985, 2003; Antología de Poesía Chilena a través del soneto (con Antonio Campaña), 1988; Veinticinco Poetas Chilenos (con Antonio Campaña), 1994.

Teatro:

La primera aventura de don Quijote, 1965, 1985,1999; Teatro Chileno - dentro / fuera- (con Jorge Díaz), 1986.

Ensayo:

La presencia de Chile en California, a través de 125 años (1849-1979), l974,1985; Nueva Canción / Canto nuevo( con Eduardo Carrasco y Patricio Manns), 1985; Canción de Marcela: mujer y cultura en el mundo hispánico (con Guillermo Araya), 1989; Luis Merino Reyes, aproximación al creador y su obra (con Antonio Campaña y Eugenio García - Díaz), 1992.



FRAGMENTO 7

Quién titila en la ausencia
rodeado de puertas inconclusas?
¿Acaso los motivos que tiene la melancolía
para influir en los latidos de una estrella?
¿Acaso la palabra escuchada en la infancia? 
¿Tal vez lo que siempre está en fuga?

Mas cuando tenga el sabor del aire
la raíz de la tierra
podremos sonreír con impotencia divina
de nuestra calidad humana de funcionarios.

                                      (De: Elegía al aniversario del universo)



LECCIÓN DE GRAMÁTICA

Junta.
tercera persona singular
del presente del indicativo
del verbo juntar.
Ejemplos: Ella junta flores,
él se junta con ella.
Substantivo concreto
femenino singular.
Reunión de personas
para tratar un asunto.
Ejemplos: Ayer se reunió
la Junta de Accionistas
de Coca Cola  Incorporated.
Mañana se reunirá la Junta Mundial
De la Salvación de la Humanidad.
Hay además otra definición que
no puede quedar en el tintero:
Expresión de uso local, chilenismo,
definida como
uniformados al nacidos
y todo lo demás que tú ya sabes.

                                                   (De: Poemas de la resistencia)



LA NOCHE AMPLIA

Durante el saber y el crecer hacia ti,
como río, como hombre,
como saber que se crece,
nadie decía nada.
Nadie.

Como calma de piedra que de pronto se sabe.
Como hueso que cabe en la memoria
y su herencia que crece cada día
recibiendo mi edad, estaba solo y era
como un árbol que medita en el horizonte.



VIENES ASÍ

Como de tierra adentro,
haciéndote crecer, paralela, en el aire;
como de espiga propia que se sabe precisa,
como de pena, como de alegría, así
me vives tú, brasa de brisa.
Por eso está reciente tu voz primera y sola,
reciente todavía mientras dura la espera.  

   (De: El otro fuego)



PAN


La harina fría dulcemente arde
en el pan amasado de repente.
El blando pan ganado duramente
llega a la mesa casi siempre tarde.

Este pan cotidiano sin alarde,
este pan que padece un accidente,
este pan sin apoyo ni adherente
llega a la mesa casi siempre tarde.

Este pan que carece de pericia,
este pan que ha perdido su licencia,
este pan que no quiere descendiente,

este pan que no ha sido una primicia,
este pan que no tiene residencia,
blando pan amasado duramente.





MONUMENTO AL OBRERO DESCONOCIDO

La metalurgia se entregó a tu mano
que sabia de trabajo dio a la vida,
la aguja perfilada, ya en su huida,
la cuchara del niño y del anciano.

El metal dijo sí, republicano
y nació la cocina a la medida,
el martillo veraz y la dolida
figura del alambre cotidiano.

Tampoco has olvidado la campana,
y el sacacorcho y su tenaz porfía,
el arado fecundo haciendo gala.

Al metal diste vida de manzana,
y ahora asesinado - quién diría-
por trozo de metal llamando bala.






AUTORRETRATO

Feo de profesión y nacimiento,
triste la cara como un indio, triste
por costumbre y por uso y así existe:
mi rostro es profesión al cien por ciento.

El problema es igual, ser o no serlo.
Debo agregar, por dentro es otra cosa;
en ningún caso tiene color rosa.
El cuadro es sin pared donde ponerlo.

Por una larga vida es el contrato,
con rapidez total o sin apuro,
con risas o apoyado en una queja.

Y para terminar este retrato,
en vez de un aro viejo de oro puro,
un soneto me cuelga de la oreja.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada