viernes, 22 de junio de 2012

7123.- GHABRIEL PÉREZ

                                                                              GHABRIEL PÉREZ (DERECHA)

GHABRIEL PÉREZ
(La loma del Caguayo, Cuba. 1968). Tiene publicados los poemarios: Canción de amor para el fin de los siglos (Ediciones La Luz 1999), En brazos de nadie, Premio de la Ciudad 1998, que apareció bajo el sello Ediciones Holguín, que también le ha publicado Hijo de Grecia (2005). Con el libro de cuentos El parque de los ofendidos obtuvo el Premio Calendario 2001, Casa Editora Abril 2002. Premio de Poesía “Adelaida del Mármol”, 2006 con el poemario Mis amistades peligrosas, publicado por Ediciones Holguín. Poemas y cuentos suyos aparecen recogidos en revistas y antologías de Cuba y España. También ha publicado artículos y crónicas en las revistas Cocuyo, Vitral, El Caimán Barbudo, Encuentro de la Cultura Cubana, Bifronte.



CONTRA LA PROPIEDAD PRIVADA, TODO

a Irela Casañas

Virginia Woolf
rodeado de maderas
nadie viene a construir la casa
Nadie se exilia o muere
a fin de que heredemos
de buena fe su suerte
Costaría un Capital la compra
de la habitación propia

Virginia Woolf
arriesgamos todos los sueños
tendimos todas las trampas
y lanzamos todos los conjuros

Virginia Woolf
a tantos años de tu último viaje
aquí nadie posee
una habitación propia.





A3PXM*

La ciudad en que vivo
ya no se llama Holguín
Estoy a 3 p x m. Me salvo de milagro. Duermo
donde me encuentra la noche. Hombres de u-
niforme y de civil re-
gistran cada suspiro
vigilan cada instante, cada movimiento,
cada gota de lluvia que cae
dentro de casa (y ninguno trae vasijas
que salven del diluvio)

Se le ha borrado
el nombre a la ciudad,
lo pronuncio en la loma
y no responde nadie
lo pronuncio en el llano
y no responde nadie

No creas que estás a salvo,
(no soy la única víctima,
tú también vives A3PxM).

*3 policías por minuto






Alexander Besú.

Niquero. Cuba. 1970.

NARCISISMO*


Para mi amigo Leonardo Fonseca,
 a quien la creación lo está matando.


Yo tuve sexo con brujas
al pie del templo de Brahma.
Yo deifiqué un holograma
de prehistóricas burbujas,
imploré que las agujas
me tatuaran un mosaico
precolombino, un incaico
relieve, un dolor, un treno…
Yo pude ser nazareno
pero abdiqué. Yo soy laico.


Yo adiestré arpías novicias
en un vuelo torpe y hosco.
Yo pinté, -sin ser El Bosco-,
El jardín de las delicias.
(Nunca las telas ficticias
lograrán que me acompleje)
Yo pude negar el eje,
la Tierra, la rotación,
pactar con la inquisición,
pero ardí. Yo soy hereje.


Yo descubrí un pasadizo
hacia la mercadotecnia,
y vendí genes de la etnia
bellísima de Narciso.
Yo, que soy incircunciso,
que no soy un hombre bello,
sentí una soga en mi cuello,
un balancear, un redoble…
Pude morir como un noble,
pero no. Yo soy plebeyo.


Yo también estuve en Bremen
acariciando un fagot,
tuve un traje de Pierrot
con tenues manchas de semen.
(Quizá por eso me temen:
por mi aspecto de reciario
feroz, por mi legendario
mote: el Hombre de Vitriolo…)
Aún así no vivo solo,
no podría. Soy gregario.




Decodifiqué las runas
reveladas por Anubis.
Voraz, mordí algunos pubis
en mis íntimas hambrunas.
Yo fui un beduino sin dunas,
sin agua en el intelecto;
fui un ciudadano correcto,
un medroso bajo fianza…
Pude ser Gregorio Samsa,
pero muté. Soy insecto.



Yo anduve de tasca en tasca,
bebí cervezas antiguas
y tracé líneas ambiguas
sobre las pampas de Nazca.
Yo cubrí con hojarasca
la palidez de mis caries,
cometí ciertas barbaries
y fui chamán, -aunque indigno-.
Pude escoger otro signo,
más no quise. Yo soy Aries.






Fui un heraldo sin mensajes,
un arconte, un testaferro.
Sollocé por Martín Fierro,
(y por otros personajes)
Descifré algunos pasajes
crípticos del Popol Vuh.
Yo pude ser un vudú
o un rapsoda por encargo,
sin embargo…, sin embargo
soy Alexander Besú.



*Poema inédito, ganador del Premio Especial Ala Décima en el Concurso Nacional Regino Pedroso en 2008








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada