miércoles, 20 de junio de 2012

7102.- JESÚS URZAGASTI







Jesús Urzagasti
Jesús Urzagasti nació el 15 de octubre de 1941 (70 años) en la provincia del Gran Chaco, al sur de Bolivia. Sus obras están consideradas entre las mejores de Bolivia. Tirinea fue elegida entre las 10 mejores novelas de la literatura boliviana.
Jesús Urzagasti es hijo de agricultores, y forjó su personalidad trabajando la tierra; toda su experiencia surge de la lucha constante por la vida.
Es bachiller en humanidades y cursó un año de ingeniería (geología) en la Universidad Mayor de San Andrés de la ciudad de La Paz. Trabajó un año (1965) en el Instituto Cinematográfico Boliviano y fue asistente de dirección durante la filmación de Ukamau, largometraje de Jorge Sanjinés. En 1969 obtuvo una beca de la Fundación Guggenheim.

Periodismo

Trabajó en el diario Presencia de 1972 a 1998. Fue corrector, jefe de la sección cultural, jefe de redacción y director de Presencia Literaria.

Presencia internacional

Participó en seminarios y congresos literarios y artísticos realizados en Argentina, Colombia, Cuba, Chile, México, Perú, Uruguay, España, Estados Unidos, Alemania, Francia y Polonia.

Obra

Tirinea

``Tirinea es una llanura solitaria, con árboles fogosos y cálidas arenas expulsadas del fondo azul de la tierra. Perdida como está en la memoria de los ángeles, la vida allí no ejerce ningún control y soy yo el único sobreviviente.....´´
Jesús Urzagasti escribió Tirinea en 1967. La obra fue publicada en 1969 por la Editorial Sudamericana de Buenos Aires.
El novelista argentino Mempo Giardinelli afirmó de Tirinea:
Novela de tiempo irreal y cronograma de sentido inverso (el viejo que narra avanza por momentos hacia su juventud) y novela experimental de las que hoy ya no se escriben, llamó la atención de poetas notables como Alberto Girri y Rodolfo Alonso. Y de casi todos los lectores, que saludaron en este texto la originalidad y la audacia creativa de un escritor impresionante, también autor de novelas como De la ventana al parque, En el país del silencio y Los tejedores de la noche, joyas no de la literatura boliviana sino de toda Latinoamérica.

En el País del Silencio

``......Mirando los astros de un cielo remoto,dejo que cediera la tensión de la medianoche.Parecía llover mansamente o quizás era la cálida brisa de anta˜no,el alba inmemorial donde se esfuman los fantasmas.....´´
Quizá la novela más profunda de Jesús Urzagasti, narra la historia de un país visto por los ojos de espíritus lejanos.
A propósito de En el país del silencio (In the land of silence), el escritor Gregory Rabassa ha dicho lo siguiente:
There are those who say the 'boom' in the Latin American novel is over and that we are left with imitators. This is not so. What we have, rather, are continuers and Jesús Urzagasti of Bolivia is in their front rank. IN THE LAND OF SILENCE makes me feel that this is what Julio Cortázar might be up to were he still with us. His notion of the paredros, the double, is here in triplicate, albeit in an environment that Urzagasti is privy to. Latin America is a multifaceted culture and here we have it reflected in one character as he is shown in three heteronyms, much in the manner of Fernando Pessoa. This is one of the best novels to have come out of Latin America in many a moon, and Kay Pritchett's impeccable translation carries its glow in all its brilliance over into English.

De La Ventana al Parque

``...suposición, claro está, una noche me confesó que de tanto pelear con los paraguayos el terror lo hizo titubear más de la cuenta, cada madrugada se levantaba despavorido y buscaba su fusil, aunque por suerte no alcanzaba a disparar desde su trinchera, porque la pesadilla terminaba en cuanto tenía el arma en la mano.....´´
``De la ventana al parque´´, una obra con mas de 40 personajes, es un canto a la vida a través de la rememoracón de los muertos.
De la ventana al parque mereció el siguiente comentario del novelista mexicano Hernán Lara Zavala:
De la ventana al parque es una novela que combina los mitos de la más pura tradición latinoamericana con los más audaces recursos literarios. El narrador se propone como intermediario con el mundo de los muertos que habitan en lugares dispares y lejanos. Así desfilan ante el lector cuchilleros, militares ex combatientes de la guerra del Chaco, parientes, amigos y bellas mujeres que ya emprendieron 'el viaje definitivo'. Personaje principal de esta historia es también el diablo, mandinga o el Maestro de la Noche. Se trata de una novela escrita con humor, lirismo y fantasía en donde la anécdota se va entretejiendo de manera fragmentaria para ofrecernos una aventura de lenguaje e imaginación.

Los Tejedores de la Noche

``.....En momentos de suma claridad mental considero que el rodaje de la película de la guerra del Chaco ha concluido. Sé empero que ese orden anticipado de imágenes y palabras es la antesala de la locura o de la salvación. Más vale entonces olvidarse del guion y pasar a temas menos arduos.....´´

El poeta argentino Rodolfo Alonso ha dicho de ``Los tejedores de la noche´´:
Solemos referirnos a la poesía cuando una escritura se escapa, sobrepasa la mera descripción, el puro discurrir. Pero si alguna vez ello fue atinado, justo, es con la obra que ahora nos ocupa: Los tejedores de la noche. Esta escritura suntuosa y flexible, la de alguien que goza al operarla, y que transmite ese goce a todo lector no sólo dispuesto sino capaz de percibirlo, rebasa la ya acaso arcaica barrera de los géneros y se convierte en un eficaz medio de revelación y sortilegio, de conocimiento y de ensoñación.

Otros libros

Otros libros de Jesús Urzagasti:

Narrativa:

Un verano con Marina Sangabriel
Un hazmerreír en aprietos
De la Ventana al Parque

Poesía:

Yerubia
La colina que da al mar azul
El árbol de la tribu
Cuaderno de Lilino
Frondas nocturnas





ALABANZA No. 2. AL GRAN CHACO 

Tu historia no es la más triste cuando la relato yo.  
Aquí estoy, mirando cómo se incorpora mi vida a la tuya. 
Cuando salto velozmente como un gato 
entre tus árboles sorprendidos por la primavera  
comprendo que te pertenezco desde mi origen salvaje.  
Y es que siempre estoy retornando a tu lecho;  
soy el jinete más veloz de tus regiones ardientes; 
yo bajo desde la Esmeralda y me detengo en Crevaux 
y mientras cesa la lluvia y el viento pasa hacia D'Orbigny,  
veo que no hay nada que me haga llorar  
después de mi galope enfurecido, después de tantas leguas  
que me separaban de tu punto más doloroso;  
sólo el estallido elegante de la noche 
se apodera de mis venas y te abruma de goces primitivos.  
Desde aquí salen los habitantes que sobrevivieron 
a la conquista y al fuego que devoró la mayoría de los árboles  
y se dispersan plácidamente en busca del verano,  
imitan tu voz, a gritos sonoros; cuando hablan de la libertad;  
levantan tu bandera de vegetales  
para cruzar, apartando las desdichas, tu largo océano sólido. 





PERFIL ACUATICO DE UNA PROVINCIA 

Chaco, perla legal del recuerdo, 
a mi pecho retornan tus materiales,  
aquí finaliza la lluvia que te reconforta  
como un largo camino de agua, 
como un volumen familiar de madera salvaje. 

Sin embargo, me parece 
que nunca podré capturar tu violín vegetal.  
Aunque vengan a mí 
las turbias promesas que derramas en el verano  
no podré tomar tu empuñadura,  
no podré disputar un lugar en ti,  
ni el arco ni la flecha 
que abandonaron tus tribus admirables,  
pese a que en el agua enjaulada de mi voz  
se sumerge 
el contorno verde de tu imagen.

Tal vez eres más ajeno 
y también más dulce, 
como el clavel amarrado de mi infancia.  
Ay, pero cómo cuesta ser partidario de ti,  
unirse en el fondo de tu arena,  
asaltar tu castillo ausente  
o imaginarte en el sur,  
junto al invierno, 
merodeando la loca carrera del agua,  
con espuelas, 
cabalgando la soledad intermitente,  
devorando una ruta inventada  
que no da conmigo 
sólo cuando hablo de mí 
y te recuerdo irremediablemente.  






A UNA PROVINCIA CONSTRUIDA CON ÁRBOLES 

...”Miro el mapa y te siento cerca",  
provincia dulcemente amarrada a las lluvias,  
compañera cálida, 
enérgica, 
nadie puede ser tan elemental como tú;  
dime quién te puso bejucos en los hombros,  
quién perturbó tu sueño,  
quién anduvo de barran  
en barranco 
hasta dar con tu ausencia.  

Siento aún el ruido 
de alpargatas oscuras 
en tu agua ciega; 
en las superficies derribadas por el invierno  
oigo cómo cae tu nombre  
junto a la materia plomiza,  
rojiza, 
ablandándose por la humedad,  
echándose a perder, 
resucitando 
en las curvas húmedas de los caminos  
donde no se torció tu tristeza.  
Tú que amamantas 
el extraño sabor del olvido  
de una manera especial  
vienes hacia mi sitio 
en estos días áridos 
con todo tu equipaje; 
tu autoridad triste e intocable  
aumenta 
cuando indeciso en los términos del campo,  
delante de mí, 
pasan atorándose los pájaros  
entre un claro perfume  
de flores silvestres. 
No sé cómo pudieron dejarte sola,  
desnuda, 
en la hora de nadie; 
ahora no permite que toquen tu cuerpo, 
yo no dejaré que el verano 
entre a tu cámara 
desabrochándose la camisa; 
los pedazos que yo no le faltan a tu felicidad 
están atrapados por el olvido; 
tu extensión geográfica 
se agrupa 
reúne su madera 
y aparta la pólvora quemada. 
Así salimos hacia este día delicioso, 
encaminándonos como un globo, 
retorciéndonos 
a causa de la brisa que proviene del mes de enero.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada