viernes, 4 de mayo de 2012

6704.- LILIAN JIMÉNEZ



Lilian Jiménez. Nació en Santa Ana, El Salvador, el 13 de diciembre de 1922, y murió el 24 de junio de 2007 exiliada en México.
Ensayista, poeta, periodista, estudió filosofía y letras en la Facultad de Humanidades de la Universidad de San Carlos de Guatemala. En este país vivió de 1945 a 1954; formó parte del grupo Saker-ti. Se casó con Raúl Leiva, escritor guatemalteco. En 1954 escribió su primer libro de poesía, refugiada en la embajada de Ecuador en Guatemala, donde permaneció algunos meses en espera de salvoconducto para exiliarse, luego del cruento golpe de estado que derrocó al presidente Jacobo Arbenz Guzmán el 27 de junio de ese año. En 1955 publica Tu nombre y en 1959 Sinfonía Popular.

Tu nombre, Guatemala es el título de dicho texto, que suma a su belleza conceptual la belleza de linóleos de una guatemalteca entrañable, Rina Lazo. Ha obtenido diversos premios literarios a nivel hispanoamericano. Su obra ha sido ampliamente difundida en revistas y periódicos de América Latina y Europa. Parte de su obra ha sido traducida al inglés, ruso e italiano, y son varios sus libros publicados. En 1962 escribió Condiciones de la Mujer en El Salvador; en 1984 la mujer revolucionaria en El Salvador; en 1980 El Salvador: sus problemas económicos.

En La palabra y la Vida (1997) nos dice: “Evocar a Guatemala es evocar mi hermoso pasado ausente, mi juventud dichosa. Me sacudo cada vez que escucho su nombre. Fue mi paraíso, el surco arado de ternura, mi primer encuentro con el sueño. Hoy espero la resurrección no de la carne, sino del pueblo. La resurrección del fuego.

Este testimonio fue escrito poco a poco. Me fui recreando en su dolor. Refleja una etapa cruel durante el gobierno de Romeo Lucas García; etapa que con pequeños cambios es la misma. La misma clase dominante, dominada por la maldad. La misma injusticia con su color de abismo. Decidí sacarlo a luz porque el tiempo pasa y pasa como la vida. Y el hombre es historia, espejo de sí mismo y de su ambiente. Sabemos que el hoy surge del ayer y nos enseña el mañana. Que puede haber eternidad en una lágrima.

Este testimonio, pues, no tiene dueño. No pertenece a nadie. Es de todos y para todos. En el contexto general se respira el drama de un pueblo. Su acontecer es terrenal. Su miedo, su angustia y esperanza surge del suelo. Su prodigio consiste en que los hechos son reales. La recreación literaria es ocurrencia.” (Fundación Metáfora).


RAPSODIA A LA MUERTE

Antes de que me naciera mi madre
ya me habían nacido otras Edades,
generaciones de luchas y de sueños
que parieron el muslo y la idea
y la palabra quemante de los siglos.
Nací hace tiempos,
en el mundo primario de las formas,
de los estratos geológicos
en el desarrollo sinfónico del Cosmos.


El porvenir ha surgido del Oriente
y detrás de mi ser vienen los nombres,
vienen las juventudes
con el legado eterno,
vienen generaciones nuevas
que vivirán mis versos.

(de Sinfonía popular)




POEMA A EL SALVADOR

Sangre de El Salvador hay en mis venas
nacida, fruto cálido, del pueblo
como parte de un río que se vierte
en el inmenso mar americano.

Tierra querida, Cuscatlán antiguo,
trayectoria de mitos y de símbolos,
azules espirales de la Historia
de una tribu pipil que buscó ansiosa
su libertad y su destino.

Renace de la muerte
el indio altivo,
Atlacatl soberano con tatuaje de piedra
hallando eternidad en cada hijo
que ha recogido
su legado de siglos.

Resuena en la gran boca del Izalco
el encendido signo
que se cuajó en estrella
desovillando luces de esperanza,
y un hálito de flechas y espadas
anuncia al hombre la pujante fuerza
de mi pueblo viril que hoy se encamina
a la visión perenne del futuro





TUS BRAZOS

Llegué a tus brazos
como un rayo de luz en las tinieblas.

Y me acerqué a tu cuerpo
como frágil navío hacia ignoradas islas.

Y me encontré de pronto
en la bahía de tu pecho anclada.

Y me quedé bajo tu fresca sombra
aprisionada entre tus musgos verdes.





Y YO TE AMABA

Y yo te amaba
antes que el rocío
cayera como lágrima en la tierra,
antes de que los campos
se inundaran de luz en la mañana,
antes que la materia
sacudiera el silencio
al revelar su signo.
Y yo te amaba desde siempre
y te buscaba en la espiral del tiempo:
en cada edad y en cada círculo
del porvenir incierto,
a través de la lluvia y de los mares,
a través de la sombra y del abismo,
a través de mi grito y de mi sueño.

En las calladas noches
esperaba tu barco
para que anclara un día
sobre mi corazón de fuego.
Y vencedor llegaste, desatado,
a mi sedienta isla
con esa magia que te ha dado el tacto.
¡Oh sitiador violento
de todos mis caminos!
Y vencedor llegaste perforante,
a turbar el silencio
de mi febril espera.
Y a mi viniste,
vertiginoso río,
sobre mis valles y montañas
a destrenzar los vientos
y a despertar los pájaros del sueño.
Y a mi viniste
con resplandor de estrella
hombre de musgo y de metal oscuro,
una pirámide, un templo
alzóse con tu imágen.
Fundiste entre mis aguas
tu rostro de granito.

Ahora la esperanza
como sedosa hiedra
ha subido segura por mis huesos.
Hay un incendio
de amor sobre mi pecho:
crecen las llamas de mi propia brasa.
Agitaste las pasiones
sobre el tendido valle de mi cuerpo:
vivió el calor la luz;
el vino de mi sangre derramose
en ondulante río,
crecieron las rosas del silencio
y un vendaval de ruiseñores
cantó la Primavera...

Por tu cuerpo de miel
sonríe un mundo musical,
de extraña aurora:

entretejidos sueños para el hombre
que vuelca su esperanza
en colectivos rostros.
Acaso en uno de tus puertos
quedóse un jeroglífico
quizás indescifrable...
Hay un cristal azúl sobre tu pecho
que refleja otra patria y otro siglo,
un vuelo de palomas por tus manos
y un olor a limón en tus colinas.
Eres la tierra
el rumor intacto
el agua transparente y la poesía.

Quisiera estar contigo
temblante cada noche
-gacela herida a tu costado-
donde siempre el silencio
tendiera ya sus alas.
En la callada pieza,
y se duermen los ecos y los ruidos;
cuando el gemir yacente no te puebla
y se quedan tus labios apagados
-amortajadas rosas del silencio-
tus poros brotan un sudor tranquilo
que va cayendo de tu piel oscura
como rocío de la noche inmensa:
quedando florecido
el trébol soledoso de mi cuerpo.

Hoy pudiste conducir
tu deseo hacia mis muros,
sumergirte gozoso
en los ocultos mares de mi gracia,
hombre de sed, de húmedo tacto,
descubridor de mis sentidos,
buceador en las aguas
de mis ríos lentos.
Tuyo es mi barro
con su antigua leyenda
de palpitantes sueños
y tuyo mi destino
de sinuosos cauces.

No me dejes a solas
con el roto silencio
y con la inocencia perdida.

No me dejes a solas
como temblante estatua
en luminoso fuego.
No me dejes en sonoroso
marea amurallada
en este laberinto de la vida.
Deja que mis ojos se sequen
de mirarte siempre
y mis palabras giren
llenas de júbilo
para buscar el viento.




DESPUÉS DE LA BATALLA, ILEANA (*),
QUEDÓ TU CUERPO JOVEN DESTROZADO


I


Después de la batalla
quedó un silencio triste
sobre las piedras fúnebres.
Después de la batalla, Ileana,
quedó tu cuerpo destrozado
entre las llamas y el marfil del humo;
quedó como una rosa roja
amartillada sobre el césped,
como una rama desgajada.


Por tu boca de luciérnaga viva
hablaba la justicia con sus lámparas,
la noble juventud vestida de soldado
y una multitud de pies descalzos.


Tu corazón sabía todo:
que el mundo no descansa,
que existe una corriente de aire tenebroso
y que el pueblo está hilando sus penas en la rueca.


Tu corazón sabía de la guerra,
de la guerra legítima del pueblo
y de la guerra aterradora del gobierno
donde la Hidra vive
con sus siete cabezas,
sabías que en los frentes luchan miles de manos tibias
contra las manos asesinas
y un hondo mar de ojos contra los ojos turbios,
sabías que la lluvia
arrecia hasta calar los huesos
y que ésta un día puede enredarse en la cintura.


Quisiste dar tu vida de madrugada lucha
a tu deber cumplido en el cumplido día
de un sueño madurado.
¡Mujer de pie sobre rocas altas,
hay que construir la vida con tu horóscopo!




II


San Sebastián, San Sebastián,
pueblo de muchas piedras
en donde Ileana dejó su vertical caída.
San Sebastián de rebeliones,
tened en la memoria esta batalla
con el tronar de los fusiles.
¡Oh juventud tan grande,
tan elocuente en su real camino!
¡Oh juventud que cae
bajo las rigurosas balas circundantes!
¡Que se levante el mar sobre sus aguas,
que la tormenta caiga
terrible con su andar oscuro;
que se incendie la pólvora,
que se levante el viento con sus sábanas!




(*) María Oralia Carranza, capitana Ileana, cayó en combate 
durante las acciones militares que se llevaron a cabo en la ciudad 
de San Sebastián, San Vicente, los días 8 y 9 de abril de 1984.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada