jueves, 26 de abril de 2012

6571.- CARMEN VÁSCONES


CARMEN VÁSCONES: Samborondón, 1958, provincia del Guayas- Ecuador, de profesión Licenciada en Psicología y Psicóloga Clínica, ha trabajado con Instituciones de atención al niño, la familia y a la comunidad (INNFA) tanto en Investigaciones, Asesorías, Coordinaciones. Ha laborado en colegios y Universidades. Ha dado talleres de creación literaria.

Publicaciones: LA MUERTE UN ENSAYO DE AMORES, Casa de la Cultura del Guayas, Guayaquil, 1991; CON/FABULACIONES, editorial el Conejo, Quito, 1992; MEMORIAL AUN ACANTILADO, editorial El Conejo, Quito, 1994; AGUAJE, editorial Libresa, Quito, 1999. Aparece en antologías nacionales y extranjeras.

Reconocimientos: II BIENAL DE POESÍA "CÉSAR DÁVILA ANDRADE", con el libro MEMORIAL AUN ACANTILADO, 1993. MENCIÓN EL UNIVERSO, Vigésimo noveno concurso nacional de Poesía Ismael Pérez Pazmiño, Bodas de Diamante, con el libro AGUAJE, 1996. Seleccionada para la primera y segunda exhibición de Poemas poster de poetas iberoamericanos contemporáneos. Academia Iberoamericana de Poesía, Stt. Thomas University Federicton, N, B., Canadá, 1998 y 1999. Seleccionada en el Inventario de la Poesía en Lengua Española (1951 a 2000), Universidad Autónoma de Madrid, 2000. Finalista en el Séptimo Concurso Nacional de Poesía Inédita, El Poeta y su Voz, 2003. Distinción de Honor, como la Poeta Exelente de la selección Latinoamericana designada por Casa del Poeta Peruano, aBrace y la Comisión Académica que realizó la "poética Latinoamericana como Ángeles en llamas, 2004". I Concurso de Cuento y poesía de Revista Hogar, 2004,género poesía con el texto, "Pasea la luna en el jardín de los laberintos".

Distinciones: CONGRESO NACIONAL, 2001. EL MINISTERIO DE EDUCACIÓN, CULTURA, DEPORTES Y RECREACIÓN, 2002. MINISTERIO DE EDUCACIÓN Y CULTURA, DIRECCIÓN PROVINCIAL DE CULTURA DEL GUAYAS, 1998.





LA MUERTE UN ENSAYO DE AMORES



1

Gran acto del ser
desgajar el amor ante la puerta de Dios
deletrea la pasión

Escriturar el gozo
es/mi
destinación.



2

Los senderos del placer
se los ofrecí
a la lengua que me tocó sin rubor
por ser bienaventurados del reino del deseo
donde la muerte es una promesa sin juicio final.



3

Envuelta en la brevedad del goce
desjuro mi ser multiplico el tiempo
preciso lo extraño y lo bello
mi deseo se desliza en el otro
taciturnos del ensueño y del encuentro
emergemos en la imagen confidente
gusto la intimidad para estremecer lo perfecto
huimos del número al vino del placer
nuestro testimonio
el espejo no existe en la excomunión de los cuerpos
no compongo ritos al verbo
desnudos acariciamos la mirada profana de la poesía
mezclamos lo mortal y lo eterno
salgo del día
acojo en secreto la persistencia
que se extiende en mi lecho
mi destino juega la ficción del absoluto reposo.




3

Labios del mundo olvidado
calmas la crecida de los días
el mar recoge el monólogo
tu nombre trepa las caderas de la vida
intimidad creadora
rozas los abrazos del tiempo
no olvido tu vértigo en torno al amor
lucha el sueño
acecha la serenidad
el deseo escabulle la envoltura

La contemplación aquieta
murmullos e indolencias

Partida la eternidad

La inmoralidad trajo la memoria
desposados los deseos sin retornos
la crecida del vientre planta lo venidero
la escena goza su inmortalidad
detenido lo bello en el sin fin

La escritura de tu cuerpo un enigma

En la ternura comenzaste
a vivir el oráculo

La travesía esculpe su obra.




4

Un remolino de eternidad
se estremece en abrazos
engendra el absurdo del juego
mundos embriagados
de maldición y bendiciones

Nuestros cuerpos son libertades engarzadas
provocadas por pura inocencia.




5

Comprender (me)
en/el
exilio del olvido
desatar (me)
del/el
ensimismamiento

El primer trazo de la infancia
gestó mi presente

Accedo al esbozo del verso.



6

En el escenario de la duda
el actor concibe la agonía
la ficción se restituye

El telón recoge las últimas palabras
esclavizadas al guión

La puesta del amor no tuvo actuaciones
sus días están entre la desembocadura del futuro
y las peticiones del sueño inconcluso

A nadie invocará la certeza del cuerpo
que se escurre entre el miedo
y los matemas de las pasiones.



7

La lluvia cesó
se engendran los días de la muerte
fornican su sorpresa
sus sexos golpean la confidencia
una brevedad el testimonio

Réquiem para el mundo.



8

El contemplador del monólogo
aligera su inquietud
las intuiciones yacen en la noche
su expresión invade el azar
entreabierto al ensueño  y al acierto
musita ganas revertidas a la circunstancia

La imaginación y la placidez del contacto

La originalidad del deseo permanece intacta
a las trampas del amor.



9

Detenida en el borde del mal
significo la ternura
contienda mortal de lo divino
la atracción se lanza a conjeturas
envuelto lo intemporal al vestigio
fiel a lo diferente
atrapo eternidades insinuadas
dejo los indicios entre palabras
todo es recorrido  del tiempo
atrapado en la memoria

La certeza y el veredicto
los cumplo en mi cuerpo

Asisto a los actos del sueño
primicia de mi deseo

El teatro en mi ser obra su prisa
repito la escena

La muerte es un ensayo de amores.





CON/FABULACIONES

1

Un óvulo se pierde en el holocausto
el declive antecede cualquier lugar
el descanso desata el vértigo
tras la agonía procedo
un ruido estrella lo anverso
un personaje más en el orden de la falta

La hora otro propósito de la arena
ha hecho de la primera luz
el último sueño
poseedor absoluto de mis reliquias

Huellas pequeñas recogen mis penumbras
redimo el sueño y las circunstancias
las esperas acuñadas al muro
se envanecen en mi retina

Dejaron de quebrantarse los espejos
cercano al crepúsculo yacen
los siglos demolidos por otros hombres.


2

Acecha el nocturno
anuncia a su manera lo coitos milenarios
deja de explorar el odio atrapado en la cruz
desconoce la envoltura del suceso
abandona el instante y los hechos
el fuego no resiste la embestida del mar

La tierra acorrala día a día
jamás retornarán las sombras
el aullido del tiempo escarbó sobre un nombre
junto a sus pies cayó el último tótem

Sofoca recuerdo la madrugada
horas donde no nacieron los hijos
horas donde la lágrima frotó su rito final

Rastrilla la gruta
olvido aprieta la imaginación y la prisa
visitantes destierren el signo
deseo deja de estar desterrado del cuerpo
indagadores tropiecen con el cadáver
rediman el desacuerdo sacramental
regocíjense

El notario del sueño cabalga las aristas del firmamento
los residentes del credo peregrinan sus detenimientos

La luz gotea su certeza
la cubierta del arroyo timonea la bruma
la herranza erigió algo

Alguien mata a un hombre
alguien muere en mí
el otro desata a otro

Abandonados y apropiados
a la confirmación de una ausencia
la eterna vigila su excusa
para no soñar

Participa sus ficciones
ya no aguarda el deceso
sus pasos no recogen la posesión
no habrá reporte

La ciudad crece sobre la batalla
las madres iniciaron la partida de defunción
los gritos se amotinaron sobre los botas
la palabra dejó de morir en la memoria
jamás se resignó al nombre de alguien
único acierto del nacido
eclipsa el sueño tras el relincho de edipo
un dibujo efímero arrastra otra forma
la quimera acecha al que la dejó
nadie es ajeno a su abismo

Apresura la víspera
como jugadores sentencian sus días
liberan sus movidas en cada pesadilla
el horror los espera en cada despertar

Las víctimas de la expulsión tramitan sus hallazgos
los enterradores se congregan ante la gran lápida
“los límites del horror los han vivido en casa”

Afuera la memoria acampa.




3

Inscribieron la pérdida
dijeron a sus deseos
jamás cedan al amo ni a la muerte
sus cuerpos conllevan la trinidad
del Uno fundador del vacío
los restos quedarán anunciando
la caída del hacedor

Otros caminarán donde yacen los escombros
lugar donde se desgarró la inercia
ahí donde el orden marcó su espanto
ahí donde creaste el tánatos del verso
ahí donde has perforado el amor tantas veces

Aprendieron a decir
todo deseo es un jaque mate
donde nada consume su castración
donde solo lo sabe el sueño
el que nunca sacrifica nada

Asignaron sus cuerpos para alcanzar la nada
intimidaron las palabras apremiando la vida

Se encontrarán siempre
entre una tempestad y una tarde
de verano perdiéndose
en la siesta del panteón

El insumiso dejó de desdibujar al otro
de tanto en tanto era su tercera persona
el desvanecimiento fugaz no lo sentía
caía junto con el sueño
que liberó al espectro.




3

Devoto al deseo
comulga al otro lado de la perversidad
el cuerpo celebra su fe
según sus nombres
fieles a la recomendación
por obra y gracia de él
pueden seguir a su prójimo
han sido por siempre los escogidos
para que hagan de su voluntad
dominio de lo perdido
ajenos al reflejo
y a la imagen del principio
perdidos en la promesa del gozo
son esclavos del impulso del miedo
y hasta de la misma muerte
dejen de soñar
incrédulos de cada día
les recuerdo
la muerte no se deja coger
solo permite imagen y semejanza

Tu y Dios uno de ella.






7

¿Dónde está la constancia del grito?
¿dónde la inocencia se escabulle?
¿dónde el horror?
¿dónde está la primera palabra?
¿dónde nació el primer recuerdo?
¿dónde está el espejo del júbilo?
¿por qué los ojos de mi madre me persiguen?
¿por qué los míos la persiguen?
¿en qué juego ensayé mi crimen?
¿acaso en el beso filial?
¿quizás en la muñeca?
¿o en el sentimiento parecido al odio
donde no dejas de estar junto a tus sueños
donde ha muerto tantas veces?

Soy el veredicto
alucino la escala del deseo
envuelvo al sometimiento
hago de mi palabra una mujer
a cada instante
la inhabitable muerte y vida juntas
nunca descansarán
así lo quiso el gran deseo
un minuto de palabra eternamente

He inaugurado las metáforas
no tengo memoria
solo palabras.






AGUAJE



1

Imperfecta belleza
insignias mi pericia
con desquicio
y afición enervante
consumes mi anómala
adoración hacia ti.



2

Resplandor del oráculo
tu cuerpo en mi boca
devota lujuria
convicción del gozo
extingues impulso
en torno de acertijos
fragmentas creciente
a la deriva rutinas

Nuestras conspiraciones |zozobran

Perenne poseedora
vuelves me envuelves
soberanamente
te acercas te alejas
te siento intensamente
ofuscas

La vehemencia subyugante
dentro de tu vientre
del mío.



3

Quiero un caos quemante
en mi sí en mi no
quiero un deseo irreverente
de toda prohibición
quiero una agonía de limbos
en mi carne de albas
quiero una boca tierna
en una parte elegida por mí
quiero una señal de bien y de mal
en mi ascensión al amor
quiero un Dios deshaciendo su creación
en mi génesis eterno.



4

Escucho el mar recogerse en sí mismo
su golpe de celo recobra el impudor de la hiel
ruedan maniobras de soledades sus últimos rebotes
el gramófono interrumpe a intervalos
con su dejadez y olvido
la intempestiva resaca alcanza mi separación
mis lagrimales flotan en el espacio.



5

Mi redondez terrenal una sola tentación
hecha para la muerte
hecha para la contradicción entre el deseo y el amor
el  peñasco deja escapar olor del amoniaco
extraviado en los barrancos que desconozco

La cola del reptil se entierra en el mar
- ningún sitio he escogido -

Toda curva encierra una incógnita
el desvarío del oleaje blasfema en mi cuerpo
yazgo en mi ausencia
me pierdo con ella

Por una vez cavilé en el azote de la sombra.



6

Encerrado en mi corteza de sal
aprisiono agobiante caricia
orfandad del origen
rescoldo de la fábula
en el centro marejada de secretos
- bucanero y coyunda la oscuridad del tabú -

Lo insepulto con mi palabra

Nuestros deseos chocan como multitud
presintiendo la derrota del universo

Desato los astros para que estampen
su procesión en mi pecho sin duda.



7

Eché de mí la alucinación del extraño
toqué el aguaje del cielo que carezco
fondeo la imagen en mi infierno

(Dios eres mi caos)

Me falta fe para llegar a la inmortalidad
tu psique es perversamente mía
se me entrega casi completa

El júbilo se regocija en mí
ante la mirada que me dice quiero

Misterio en mi muerte
realidad en mi realidad
creación en mi creación

Me quitaste el velo del secreto

Tu amor en mi amor
- yo no sé -

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada