martes, 17 de abril de 2012

6520.- CARLOS CARBONE



CARLOS NORBERTO CARBONE nació en Buenos Aires. Algunas de sus últimas publicaciones son: Bodegueros del diablo (2004), País de vientre abierto (2005), Seis son una jauría (2006), Pasajeros del penúltimo tren (2007) y Doce ciudadanos +1 (2008).



AHORA

Ahora
que mi cuerpo
está desnudo de tus manos.

Ahora
Que mis ojos
no ven el deseo que lleva
el viento.

Ahora
que mis besos
despedazan el tiempo
a empujones.

ahora
sin sosiego
mi corazón distraído
no canta.




DELGADOS VIENTOS

Delgados vientos de la desesperación
pasan
y llevan a los rincones
los últimos despojos
de mí.

El aire de la siesta
trae lejanas voces
y no hay caballo veloz
ni pasado capaz
de tolerar la abierta
llama de la tarde.

Voy con el dorado rostro
donde el otoño
se oxida
buscando una única
y solitaria ternura.

Tal vez lo mejor sea
desandar el agua
porque el sucio olvido
espanta.



CERRANDO EL CÍRCULO

Todos partimos de algún lado
a desandar los sombríos
rincones
oliendo a destierro
con la camisa cansada
nos duelen los relámpagos
en los ojos
y el amanecer queda lejos
y el camino emociona
y las penumbras se estiran
como sueños.

En el andar hay risas
y hay sangre
y hay hombres de manos
sospechosas
y huellas profundas
en la piel
y sollozos de pájaros
y calles de luna abismal
y de un espanto sucio
en el olvido.

Todos partimos de algún lado
con el íntimo deseo
de cerrar el círculo
que ha llenado nuestro corazón
de palabras.




MI CABALLO ROJO

Qué haré esta noche sin mi
rojo caballo?

Cómo cruzar la devastadora
sin su loco trote?

Cómo llegar hasta el otro lado
del puente
sin su audaz luz?

Qué haré sin su fe,
sin su magistral figura
que todo lo puede?

Qué hace un poeta en medio de la noche
sin un caballo rojo, que lo lleve
a ese lugar inocente
en medio de la luminosa mañana.




CAZADORES

El camarógrafo se acerca al león
es encantador ver el entusiasmo por su toma
cada vez mas cerca de su presa.

El poeta se acerca al poema
es encantador ver el entusiasmo por sus palabras
cada vez mas cerca de su presa.

El camarógrafo sigue al león.
El poeta sigue al poema.

El león merodea y de reojo mira
a su presa.

El poema merodea y de reojo siente
el calor de su presa.

El camarógrafo se queda sin aliento
cuando el león avanza sobre él.

El poeta se queda sin aliento
cuando el poema entra en él.

El león salta sobre el camarógrafo.

El poema salta sobre el poeta.

El camarógrafo huye.
El poeta no.




HERIDA

Ya dejará de sangrar esta puta herida.

Esta herida que me divide
que me deja inmóvil
que me enfrenta con lo peor de mí.

Esta herida abierta que sangra feroz
y que tira al fondo mi estima de hombre

Esta herida dolorosa
Y siniestra.

Herida
que no para de llorar.

Ya dejara de sangrar
la brutal asesina.




PERDIDO

Me llevan en hombros
y golpean palmas.

No creo que en esta
desierta playa
encuentren
a mis padres.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada