jueves, 12 de abril de 2012

6481.- EMILSE ZORZUT



EMILSE ZORZUT : Nacida en La Plata, Buenos Aires, Argentina .
Psicóloga Clínica egresada de la Universidad de La Plata. Asistió a cursos de Periodismo en la Escuela Del Círculo de Periodistas de La Plata.
Incursiona en los géneros de poesía, cuento, novela, teatro, guiones de cine y TV.

Publicó:
SOBRE MUNDOS ABISMALES, poesía, en conjunto con Marta Multini en 1990
AL COMPÄS DE LA RONDA, cuentos, año l993
MORADA DE LOS CUATRO VIENTOS, poesía en prosa, Año 2000.
MORADA DE MI SOMBRA, poesía. Año 2001 – (Premio Platero 2000 – Ginebra –Suiza
CALEIDOSCOPIO – Poesía Haiku con ilustraciones de Ray Respall Rojas y presentado en La Habana – Cuba – Año 2004
SÍNDROME X – Cuentos – Año 2007.
PEREGRINAJE – Poesía Haiku ilustrada por Diama Voloj – abril 2008.

Colabora con revistas literarias argentinas e internacionales como así también en sitios virtuales.
Participó en Antologías de Argentina, Brazil, Chile, España e Italia.
Es socia activa de la Sociedad de Escritores de la Pcia. de Buenos Aires e integrante de la CD en distintos períodos.
Miembro de POETAS DEL MUNDO en calidad de Cónsul por la ciudad de La Plata – Argentina.
Fue galardonada en distintos concursos locales, en Capital Federal, en el interior del país e internacionales.
Intervino como jurado en concursos literarios locales.
E-mail: zurmy@yahoo.com.ar






Cuando encuentres un edén
donde anclar tu reposo
da gracias al Arcano
por ponerlo en tu camino.
Si el barco no hace puerto
y las bengalas se apagan
y el eco se fue de viaje
somos aves del viento,
se nos deshace el alma
cuando nadie nos espera,
se nos evaden los sueños
si no hay cuna donde duerman




HAIKU


Con mi brújula
Busco a mi hermano
Y lo hallaré.



Tierra es madre,
Semilla y recuerdos
Germinan juntos.



En el recodo
Mi mano te encuentra
En el paisaje.





SIN MORADA

Hábil araña
une hilos mágicos
sobre la rama.
Es artesana
de facetas rígidas
que reproduce.

El viento suelta
Toda su libre furia
Contra la trama.

Pende del hilo
la blanca cuna-nido
que creó su amor




SENZA RIFUGIO

Abile ragno
Unisce i suoi magici fili
Sul ramo

È artigiano
dall'aspetto rigido
che riproduce.

Il vento scioglie
tutta la sua libera furia
contro la trama

Pende dal filo
che il suo amore ha creato

De la revista Isla Negra




Navegan mi mar
recuerdos y olvidos,
tu y mi alma.

El viento calla
y el agua arrulla,
la noche llega.

Mi brújula es
un brotar de estrellas
inalcanzables.

Escucho dentro
ruidos de barco vacío
con restos de sal.

Las manos huyen
y hieren al arroyo
que arma viajes.

Los colores son
barcos iluminados,
obras de niños.

El árbol moja
sus hojas esperanza
y las revive.

Así mis manos
labran sus imágenes
y mecen sueños





ESTACIONES

Miro el aire
Que rodea paisajes
Sin sol a veces.


En su sin color
Arma los arco iris
Con bienvenidas.


Ya es otoño,
Mancha las hojas verdes
Y las despide.


Flotan en el aire,
Son los barcos errantes
De los veranos.





AGUA DE ARROYO

Las manos huyen
Y hieren al arroyo
Que arma viajes.


Los colores son
Barcos iluminados,
Obras de niños.


El árbol moja
Sus hojas esperanza
Y las revive.


Así mis manos
Labran sus imágenes
Y mecen sueños.


Camino nuevo,
horizontes abierto
al viento sur.

Cielo límpido,
primavera eterna
unida al sol.

Allí reposo
alejando los ruidos
que nos perturban.

Voy hacia el mar
para bañar las culpas
que anidan en mí.







Llanto de lluvia
Sobre asfalto roto
Que también llora.


Cantar otoños
Amarillos de hojas
Que vuelan, caen.


Estar tan sola
Y beber agua lluvia
Es sentir poemas.


En un cántaro
La vida llora triste
En el otoño







Miro la senda,
pregunto al paisaje
cual es su misión.

Me acompaña,
me empuja a seguir
y obedezco.

Soy verde hoja,
blanca como el azahar,
roja magnolia.

Pero me miento,
Sólo soy parte del ser
sin luz para dar.







Te digo adiós
como la golondrina
en el otoño.

Me dicen adiós
las hojas amarillas
que vuelan libres.

Saluda adiós
el halcón que regresa
hacia la cumbre.

Junto adioses
para adornar el día,
rezar la noche.






Entra la lluvia
por mi boca hambrienta
de gotas sin sal.

Resbala lento,
limpia mi cuerpo tenso
en forma de cruz.

Lloro con ella
los instantes perdidos
a la distancia.

Sigo andando
la noche sumergida
envuelta en paz.






Si copio el río
beberé agua de sal
al tocar el mar.

Si rozo el hoy
mataré el mañana
con mi espada.

Cuando te culpo
por no ser como deseo
te aniquilo.

Quiero unir río,
mar, hoy y mis deseos
en nido de paz.







La flor de tilo
derrama su esencia
como luz fugaz.

Lleno mi cubo,
la absorbo en el aire,
me crea alas.

Trae recuerdos
de calles solitarias
en la mañana.

cuando bebiendo
un mundo utópico
partía en vuelo.






La primavera
olvidó los cerezos
junto al río.

No dio sus flores
el duraznero viejo
pero sí sombra.

La lluvia lavó
ramas oscuras de frío
huérfanas de sol.

Mi risa canta
con el pájaro libre
en primavera.






Canto rodado
brilla como el alba
en día sin nubes.

Acariciado
en cuna de arroyo
sueña con el mar.

El árbol tiñe
sus bordes alisados
con verde hoja.

En mansedumbre
resigna sus búsquedas,
el agua se va...






Llora el cielo
el dolor humano
que no redime.

La esperanza
en las alas del viento
busca un puerto.

Sin velas de fe
deambula el hombre
por el infierno.

Su sangre muerta
deja huellas sombrías
en los rincones.

No serás árbol,
no madurarás frutos,
serás estéril.

La vida es río,
sólo una vez pasa
por la rivera.





Brilla la luna
sobre hojas en verde
plenas de vida.

Lluvia de rezos
junto a la esfinge
clama mi alma.

No hay palabras
entre las piedras lisas
del arroyuelo.

Voy al mañana
bajo las arboledas
del bosque quieto.






Hoja muerta;
el árbol la añora
a su manera.

Gota de lluvia,
llanto desde el cielo
sobre tejados.







Se despide ya
el invierno llorando
en primavera.

El pino luce
retoños que esperan
el amanecer.

Duda el ave
si la nube esconde
arpegios tristes.

Espero el sol
en mi ventana libre
que mira al sur.







Las olas filtran
exilios y partidas,
nunca reencuentros.

Busco retener
las eclipses rituales
que marcan vida

Gritaré adiós
a la flor del duraznero
en el verano






Calle sin gente,
el silencio deambula
sobre el árbol.

Todo es parte
de la calle que sueña
en claroscuro.

Callen las voces
que son palabras huecas
sin sabiduría.

Sueñan los tilos
perfumando palomas
en el verano.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada