martes, 20 de marzo de 2012

TILO WENNER [6.276]


Tilo Wenner

(ARGENTINA. Entre Ríos, 1931 / Buenos Aires, 1976)
Hijo de inmigrantes alemanes, nació en Entre Ríos en 1931 y el 26 de marzo de 1976 es detenido por la Policía Federal y desaparecido. Sus restos fueron identificados en 2009 en una tumba anónima del cementerio municipal de Belén de Escobar.
Tipógrafo, poeta, narrador, traductor y periodista dejó su conc epción estética y su compromiso social fuertemente sellado en una obra de experimentación vanguardista y “de una interrogación brutal en torno a las posibilidades de liberación expresiva que ofrece la palabra…”, según comentó el también entrerriano y poeta Marcelo Mangiante.
Desde su primer libro, La Pasión Rota (1957) hasta Límite Real (1972), pasando por Uhr (1960) y Algunas Máquinas Imperfectas (1969) entre otros títulos, Wenner dejó una obra en donde el amor no es un tema secundario ni mucho menos aleatorio. En sus poemas el lirismo se derrama naturalmente como de una fuente que rebasa devoción por la condición humana, la amistad militante y la pasión ingobernable.
“Quiero decir que hay mucho de injusto para los que han/ amado tanto, que tanto se han estudiado, que tanto/ se han comunicado/ Los compañeros, veo sus rostros cuando la metralla/ destruyó la mecánica maravillosa de sus razonamientos/ Les digo: compañeros los amo…”, escribió en el poema inédito “Amplio horizonte abrázame”, dejando un mensaje que todavía hace sentir sus ecos, nubla las frías estadísticas de la muerte.
Desde principios de 2010, una placa instalada en el Cementerio de la Chacarita lo recuerda.

Su desaparición

El 24 de marzo de 1976 un nuevo golpe cívico-militar enlutó a la sociedad argentina. El autoproclamado Proceso de Reorganización Nacional encabezado por Jorge Rafael Videla inició una persecución ideológica cuya principal herramienta fue la desaparición de todos aquellos que molestaran a los fines inconfesables del Proceso, posteriormente conocida como Guerra Sucia. Dos días después, el 26 de marzo del 1976, en horas de la madrugada, Tilo Wenner fue detenido por fuerzas policiales y desaparecido. Fue visto con vida por última vez en la sede central de la Policía Federal.

El fin

La identificación de los restos de Tilo Wenner se concretó en abril de 2009, en una tumba anónima del cementerio municipal de Belén de Escobar, luego de 33 años de penosa búsqueda.




AMPLIO HORIZONTE ABRÁZAME


Es tan difícil no recordar a los amigos idos
El placer de una conversación
Esta brisa que me corroe la sangre y hace aflorar
la imagen más detallada de la mujer que amo
Me sobresalta lo que cae y camina en la noche de la memoria
Vengan y siéntense sobre mi corazón humillados,
los muertos con la palabra inconclusa de un proyecto
claro como el resplandor del sol,
la espuma del mar cuando la luna cruza las profundidades
del deseo
Latir, caminar, ascender, aprisionar los momentos
cargados de sustancias imponderables
Caer como en un sueño, como en un delirio
Flotar en un mar con peces helados que lloran el verano
extraviado entre las páginas preferidas del libro preferido
de la viuda.
Quiero decir que hay mucho de injusto para los que han
amado tanto, que tanto se han estudiado, que tanto
se han comunicado
Los compañeros, veo sus rostros cuando la metralla
destruyó la mecánica maravillosa de sus razonamientos
Les digo: compañeros los amo
Vivo porque ustedes han muerto ricos
Las voces de ustedes suben hasta mí como una invitación
para una gran marcha hacia un porvenir que encierra
todo el presente
Esta brisa suave, casi asesina, que fluye
entre la luna y mi cuerpo
Toda resistencia nos contamina
Toda contaminación trae impurezas, insatisfacciones
ocultas bajo el manto de una pureza insatisfecha
Somos de una madera muy extraña
Nuestro olor es indefinido
Nunca contiene toda la atención del universo
Que es una ardilla maniosa
Nada debe distraernos de un beso, un abrazo
Cuando más nos amamos más hermosos nos volvemos
Todo parece existir de una vez y para siempre
Esta brisa
No puedo decir que es esta brisa
Este silencio que en mi mente es como es amor
de nuestros cuerpos
Siempre está el cuerpo
A veces nos distrae es cierto
Sin él estaríamos distraídos para siempre
Sólo se puede tocar el cuerpo
Tocar también es hacer música
Hay luces que uno no puede arrancar de los puentes de la memoria
Tu pequeña mano morena en mi mano blanca
A veces me dan ganas de llorar como un niño hasta
entrar en un sueño lleno de bellísimos pezones.



DONDE LA VIDA Y LA MUERTE CRUZAN SUS LÍMITES


Donde la vida y la muerte cruzan sus límites
se descuelgan las pieles feroces de un deseo interminable
se tropieza con toda rapidez
están rotas las medidas eficaces
armado de lo hondo a la burbuja del vientre
asoma y rompe el vacío de su presencia dejada
por la tenaz ausencia del probable visitante
¡tan a deshora se conmueve el corazón del amante
y de su amante!



Octógono fosforecente


De los cabellos pezuñas endiabladas,
corazones
configurados por la ausencia de los sonidos
en la flor azul sobre el tejado rojo


Los moribundos
no alcanzaron la altura del disco rayado


De los peregrinos
sobre
las huellas bajo los tallos gigantes
en las axilas de la mujer santa.


De los desfiladeros del perdón
en las fronteras
batidas por el avance
de los filos
de la consumación entre el hombre y la mujer


De los triángulos
consagrados al campo de descenso
para tempestades continuadoras invencibles
en el oficio
de lámparas de hacer la noche.


El mar
nunca tuvo en cuenta la odiosa plegaria
del fabricante de ataúdes.


De los condenados
en la cárcel octogonal
confundidos en la designación llaves de plata;
de los confinados en las islas
aparecidas
cuando la luna concluía la danza
de los peces
cuando ya nadie tenía corazón
para adquirir regalos de los fáciles adoradores
de la temprana llamada
a los oídos
de la italiana recién construida


De las arañas cortesanas
en la lengua tierna
de la novia en las mejillas del prometido
en las carreteras con bellos
refugios
para las ruedas detenidas en hacer
por fin
un minucioso análisis de las manos intrépidas


En los timbres de la selva
cuando
despierta de espaldas a las costumbres
aceptadas para todos


Pero
los fijados mueren de la mordedura
del musgo
en las paredes de sus casas


De los enviados inquietantes
cuando
la paz lograda es una cinta comestible
con la fosforescencia verdosa
en la melena
del asesino furtivo.
de la carrera libre
por los ascensos en la continuación del mar


Cuando imagina
es una piedra


Amanecer de la maniobra inevadible estallido
del trueno agudo


De: Kenia



Correspondencia del fuego


Mientras yo te miro, tú muestras tu alma.
Tus detalles más pequeños me conmueven;
por ejemplo, un cabello sobre tu frente, un
lunar en tu vientre.
Todos los días te descubro y describo;
al día siguiente vuelves a ser la desconocida.
Nunca faltaré a tus citas.
Nada me parece inútil en ti.
Lo revelador es el modo como compones tu
imagen.
Decir que eres la dueña de las nubes, es
apenas indicar uno de tus atributos.
Todo lo que tocas se convierte en correspondencia
del fuego.
Tus manos lucen mejores que las estrellas
en una noche de verano en el mar.
Estás llena de señales; eres como un mapa
de un país imaginario.
Eres transparente y sabia.
Tu sangre es mansa y volcánica.
Eres tan cambiante como la permanencia.
Lo que reflejan tus ojos es lo distinto que
podría ocurrir.
Siempre estás abierta.
El magnetismo que irradias contamina a todos
los que se te acercan.
Escandalizas con tu inocencia al cielo y la
tierra.
Brillás más que una garza en un plenilunio
de otoño.
Eres como una lluvia imprevisible.
Amo cada uno de tus momentos.
Eres real, y sin embargo eres la ilusión
perfecta.
Eres niña como un gran pan de azúcar.
Cuando tú me miras callo y sonrío.


De: Límite Real



Siempre en "a" de tus omóplatos


1


Hay que atravesar el vidrio


2


Ella no tiene rostro. Sus cabellos de níquel
descienden sobre ambas márgenes de su óvalo
vacío y liso.


3


Aclarar el pistillo.


4


Camafeo de la botella contráctil.


5


Camila de Popson o hielo del metal plateado.


6


Teresa es un nombre que no tiene nada de mujer.


7


Cuando menos interfiere el sentimiento en el amor,
más perfecta es su realización: se contagia de la
sublimidad del cromo.


8


Pampa, lugar donde crece el pasto y los habitantes
sueñan con la vaca, tien dos brazos, un péndulo
estático y una rueda atascada.


9


El mago revela a la dama que hay un viaje en su vida.


10


La temperatura ambiental es una caja de humores,
pero una caja de metal.


11


Las voces del silencio son todas negras.


12


Si se hace un corte vertical a un hogar
se constata este hecho sorprendente: la mujer
y el hombre hacen el amor a diferente altura.


13


Ella no funciona a engranajes
sino a pequeños saltos vibratorios
Sus amabilidades son incontables.




De: El libro del vidrio



Maldición del molusco


Los muertos no dicen esta boca es mía
Sus dulces consecuencias no laten entre los pastos
No respiran
¡Reino incorregible!


Consume la vida no dice adiós
Todo resta entre nosotros
La gran voz de trueno cae con sus claves
¡Imposible cultivo del engaño!
Un avance sin ser.


La constancia consume su instancia
Tormento en la puerta atornillada
Sin brillo
Plata de pasar las manos
Cada noche la alegría suspira
Antes dormir a la caricia del sueño
Delicioso expirar del revólver
¿Quién llama a la llama?


El caracol: siempre el mismo atesorador
Del silencio.


De: El libro del vidrio



Un día nos reuniremos

Un día nos reuniremos gran suma de minúsculas despiertas y conmovidas 
Entonces derribaremos las puertas del tiempo injusto 
Y no habrá nadie entre nosotros que llore por la causa de los ídolos mimosos 
Nadie entre nosotros que nos delate con su canto de sirena a los señores de la infecundidad 
porque habremos cerrado tanto nuestras filas que toda la ternura será nuestra 
Entonces no habrá nadie entre nosotros con empacho divino 
Los curanderos se comerán sus yerbas y se ahorcarán con sus cintas de medir 
Nadie rebelará nuestro poder porque seremos todo el poder 
No volveremos nuestros rostros cuando los niños nos sonrían 
iremos de nuevo a la escuela con ellos 
Entonces no habrá entre nosotros ningún indeciso 
Los reclutadores se quedarán sin sueños en el infierno 
Que les dejaremos por herencia 
No nos sentaremos a medianoche en la cama a preguntarnos 
¿sueño o estoy despierto? 
Los mesías del valle no podrán ir a las montañas 
porque ellas también serán libres 
No dejaremos crecer las alas de ningún pichón de águila 
Destetaremos los terneros mañosos 
Un día nos reuniremos y romperemos todos los contratos de la providencia 
siempre oportuna en desviar el agua y el aire de nosotros 
No habrá invitados especiales entre nosotros 
Decidiremos el mundo entre todos 



Viviremos nuestros sueños 

Los nuevos vendrán subrepticiamente. 
Vendrán de la oscuridad de los tiempos. 
Traerán un nuevo sentido de la vida. 
Destruirán todas las acechanzas contra la vida. 
Las madres y los niños se mirarán sonriendo.
Serán hombres aguerridos y cálidos. 
Los ancianos en las puertas de sus casas 
y en las plazas interrumpirán 
por un momento sus conversaciones 
para hacer un signo de asentimiento. 
Serán hombres de la tierra. 
Vendrán de los cuatro puntos cardinales. 
Banderas de todas las naciones flamearán unidas. 
Las lenguas se fundirán en una sola voz clara. 
Destruirán las máquinas infernales. 
Los niños ya no morirán sin comprender. 
Con los nuevos vendrán días claros y sin violencia. 
La tierra que guarda a los que han muerto en lucha contra los malvados 
producirá brotes potentes. 
Para siempre será mellada la espada de la injusticia. 
Hermoso proyectos varias veces milenarios se sustentarán orgullosos sobre sus bases. 
Se abrirán grandes espacios llenos de oxígeno. 
Se inventarán nuevas reglas de juego. 
La esperanza llegará a su plenitud y dará frutos sabrosos. 
El esqueleto del pasado será sepultado en una sencilla ceremonia 
a la que asistirá todo el mundo. 
Viviremos nuestros sueños. 

(De su libro “Límite real”, Ed. KA BA, 1972.) 




El oro a través del vidrio
               
Por la mañana
Mar
Mármol
De caricias en las axilas del monstruo
Marca mágica
Campana o cámara de los suspiros
Maravilla en movimiento
Mórbidos malentendidos
Mayúscula y arena
Engarzar pezones móvil modo de la mano
¡Oh esperanza sellada!
Tesoro
Arca negra
Adoro
Con agua te recupero
Consumo con el sol mi vidrio cortante
Monfo
Alto-bajo: reino ambiguo
Despabilo
Cuando soplas tu lámpara me apago
Afilo
Siempre escribiré las exequias de tu sangre
Te apilo
Un placer atornillado a la angustia
Paso el filo
Rebelión en pensamientos
Cuando hablas un frenesí rompe algún lugar
de la tierra

Ausencia constante
Humor inmóvil
Aliento ardiente a su modo negro
Palabra-ave migratoria blanca
Por eso no nombro entre nosotros
¡Bello nos!

De: El libro del vidrio



Canción de los fundadores
               
Las pequeñas atrocidades amantes atraen los
cielos sin nubes, cargan de favores imprevistos
la boca devoradora de la bestia de los salmos.

Ser la vaga inocencia del hombre de una vez,
pero es incertidumbre el matrimonio distinto.

Es el momento propico. De uvas angélica desciende
la paloma;
Nieva en los paraísos públicos.
Somos los hijos crueles de la pareja humana;
construímos la pirámide con nuestra sed y bebimos
el agua
espiando el desierto movedizo.

No estuvimos en el entierro del coleccionista
de estampillas
de  "todos los países"; caímos a la hora de las
flores
dándose a la noche.

Las partículas sedientas decidieron la amistad
con los fuertes;
en un diálogo con el tiempo los escorpiones
del corazón
decifran las serpientes del horizonte verde.

En la otra ribera nos esperan las naves vacías;
allí comen las llaves en el ojo del destino, de
paso
consideremos las grandes hojas creaciones de
paso
consideremos las grandes hojas creaciones del
recuerdo
en los pórticos inaugurados en la mañana de ayer;
allí comienza el deseo en la piel y camina
el puente ebrio de ríos; es el crecimiento de
la danza
y el sudor le enciende unas luces a las lágrimas:
allí el sacrifico incruento, el pequeño lunar
debajo
de tu omóplato izquierdo;
allí la nueva ciudad recién hoy fundada.

De: Cantos a mi amiga loca






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada