martes, 30 de agosto de 2011

THELVIA MARÍN MEDEROS [4.528] Poeta de Cuba


Thelvia Marín Mederos



(Sancti Spíritus, Cuba, 1922). Escultora, pintora, poeta, escritora, periodista y psicóloga. Condecorada y reconocida nacional e internacionalmente. Hija del músico y poeta espirituano Rogelio Marín Mir y la canaria Armantina Mederos Lorenzo, su actividad literaria comenzó, siendo una niña, en su ciudad natal, donde se publicaron sus versos en el periódico El Fénix y en la revista Horizontes. Después de ganar una beca en Sancti Spíritus, se traslada a la capital en 1941: Se graduó de Bachiller en Letras y Ciencias en el Instituto de La Habana y de Profesora en Teoría, Solfeo y Piano (1943); concluyó estudios de escultura (1947) y pintura (1949) en la Escuela Nacional de Bellas Artes San Alejandro; y culminó Periodismo, Publicidad y Psicología en 1958. En 1947 fue galardonada con el primer premio de poesía del Club de Mujeres Profesionales y en 1954 con el segundo de escultura del Círculo de Bellas Artes. Colaboró en El Diario de la Marina, entre otras publicaciones periódicas. Entre 1959 y 1962 fue Coordinadora Nacional de Enseñanza de Artes Plásticas y Periodismo del Ministerio de Educación y del Consejo Nacional de Cultura (1959-62). Fue Jefa de las Páginas Culturales de los diarios La Tarde y Juventud Rebelde:, investigadora del Centro de Documentación del Consejo Nacional de Cultura (1967/1973), fue Consejera Cultural de la Embajada de Cuba en la RDA (1972/1981) y realizó importantes trabajos literarios y plásticos en Ecuador, Perú y Costa Rica, a donde había sido invitada. A lo largo de su país existen obras escultóricas suyas, de grandes proporciones, como el monumento al Mayor General Serafín Sánchez, en Sancti Spíritus (1980); numerosas figuras de Martí en el extranjero, y obras de ambientación para centros turísticos nacionales. Por su monumento al indio Hatuey, en la Plaza Indoamerica de Quito, fue declarada Huésped Ilustre de esa ciudad, en 1974. Su obra poética ha sido antologada en La décima culta en Cuba (1963), Antología de jóvenes y viejos (1964), y Poesía social cubana, entre otras. Ha sido traducida al búlgaro, al checo, al italiano, al ruso y al inglés. Ha colaborado en El Caimán Barbudo, Opina, Santiago (Órgano de la Universidad de Oriente), La Gaceta de Cuba (Órgano de la UNEAC), El Mundo, Plural (revista cultural del prestigioso Excelsior) y Presencia (estas dos de México), Cormorán y Delfín (Argentina), Andrómeda y Universidad (Órgano de la Universidad Nacional de Costa Rica) y Kulturny Zivot (Checoslovaquia). Ha visitado (orden alfabético): Alemania (donde residió durante años como diplomática), Ángola, Bulgaria, Canadá, Costa Rica (donde residió largo tiempo), Checoslovaquia, España, Estados Unidos de Norteamérica, Guatemala, Hungría, Japón, México, Nicaragua, Panamá, Perú, Polonia y la URSS. En 1986, comienza una fase profesional con la Universidad para la Paz, creada por la ONU en Costa Rica, donde gana el primer lugar, para realizar el Monumento al Trabajo, al Desarme y la Paz, el más grande de mesoamérica y uno de los mayores del mundo dedicados a la Paz.. En 1988 fue ponente en evento del CSUCA (Consejo Superior de la Confederación de Universidades de Centroamérica) con trabajo sobre la cultura caribeña que luego presentó en encuentro internacional de la Universidad de Kingston (Jamaica). Durante ese período, en sus viajes a Cuba, realiza trabajos escultóricos y estrena la performance poético-plástico-musical La Casa de Nadie en el Gran Teatro de La Habana, mientras en el Museo Nacional de Bellas Artes, se representa Encuentros, única obra teatral creada en versos y estrenada en Cuba con la temática del llamado Encuentro de las dos culturas (1492). Entre 1995 y 1997, viaja incesantemente a España, y llega a Canarias –convenio de colaboración propiciado por la Cátedra Iberoamericana Itinerante de Narración Oral Escénica (CIINOE)–; de las ciudades más relevantes: Barcelona; en España realiza varias esculturas y presenta su plaquette: Rezo a los Cemíes: oraciones para hacer hablar a los dioses / Entrevista con Cuatro Dioses / Óleos sobre tela y piezas en cerámica de arte "Neotaíno". Diseña el cartel oficial de uno de los Festivales del Sur, y participa sobre escenario narrando un cuento suyo en una de las ediciones del Encuentro Iberoamericano de Narración Oral Escénica (Canarias, fundado y dirigido por Francisco Garzón Céspedes) a lo que sumó otras participaciones en ese evento. Su obra artística y literaria motivó un documental de Andrés Torres premiado en el Festival de Radio, Cine y Televisión de la Unión Nacional de Escritores y Artistas (UNEAC) de Cuba (1984). Es Miembro de Honor de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC) y pertenece a las secciones de Artes Plásticas y Literatura de la UNEAC. Ostenta la condecoración Distinción por la Cultura Nacional y la Orden Félix Elmuza, y ha sido galardonada con varias medallas y otras ordenes. Es Hija Ilustre de Sancti Spíritus su ciudad natal y tiene la Giraldilla de la Ciudad de La Habana y de su Oficina del Historiador de la Ciudad. A su obra se han dedicado ensayos, artículos, libros. Obra literaria publicada en libros, entre otros: Desde mí. Poesía. La Habana, Cuba, 1957. Grito de paz. Poesía y Teatro. Editorial Nacional. La Habana, 1964. Condenados. Novela testimonio. Editorial Siglo XXI. México, España y Argentina, 1976. Una gran moneda sin escudos. Poesía y narración. C.T.C. La Habana, 1973. Proa desde la historia. Ensayo. La Habana, 1975. La casa de nadie. Ensayo artístico literario. Extensa entrevista introductoria de F. Garzón Céspedes. EDUCA (Universidades Centroamericanas). Coedición con la Universidad para la Paz, ONU. San José, 1989. Reina de la noche. Cuentos parasicológicos. Prólogo del poeta hondureño Juan Ramón Saravia. 1ra. Edición: EDUCA, Costa Rica, 1989; y, 2da. Edición: Ediciones Unión. La Habana, 1993. Corocote. Entrevista con cuatro dioses. Investigación sobre Cosmogonía Taína. La Habana, 1993. Atabey. Entrevista con cuatro dioses. 1993. Bayamanaco. Entrevista con cuatro dioses. 1993. Yucahuguama. Entrevista con cuatro dioses. 1993. Rezo a los cemíes. Poesía y obras escultóricas sobre dioses tainos. La Habana, 1993. Vigencia del pensamiento martiano en el siglo XXI. Ensayo. COFAHACA. San Salvador,1995. Las culturas precolombinas costarricences y del área. Ensayo. Editorial Universidad Nacional de Costa Rica. San José, 1996. El camino infinito. Antología poética. Prólogo conformado por opiniones de intelectuales de numerosos países. Ediciones Unión (UNEAC). La Habana, 2004. El ritual de la Cohoba. Ensayo. Nuevo Milenio. La Habana, 2006. Viaje al sexto sol. Ensayo novelístico. Editorial de Ciencias Sociales. La Habana, 2007. La amante japonesa del obispo kamikaze. Novela EE. UU., 2008. Ego sum qui sum, obra éscultórica, pictórica y literaria. Prólogo de Guillermina Hernández. Gobierno de Canarias. La Orotava, Tenerife, I. C., España, 2009. Entre las personalidades cubanas que han prologado sus libros: Rafael García Bárcenas, Lisandro Otero, Julio Le Riverend, Manuel Rivero de la Calle... Su libro más reciente Piel de sílabas / Antología Poética 1957/2011, cerca de 300 páginas con selección, edición y exordio de Rafael Orta, palabras al lector de Carmelo González, se complementa con un disco que incluye versos musicalizados por ella y por su hijo Jorge López Marín, uno de los directores de la Orquesta Sinfónica Nacional y renombrado músico, mezclando la voz de la escritora con lo melódico. No todos los poemas de la presente antología (COMOARTES) aparecen en Piel de sílabas. Ha participado en más de 100 exposiciones y tres de sus obras escultóricas han sido declaradas Monumento Nacional. Es la autora del conjunto escultórico más grande de Mesoamérica y uno de los mayores del mundo dedicado al tema de la Paz. thelmar@cubarte.cult.cu 



POEMAS BREVES



1

Atracción del abismo,
sed de cumbres:
a veces todo
lo que no ha existido
se da cita en mi nombre.

2
Esta noche perfecta
la luna es un insulto
redondo sobre el cielo
una hostia pagana
sin mensaje de Cristo
que redima el paisaje.


3
Van pasando millones de seres
que tras las sombras enmudecen,
en ellos vive su vida el tiempo:
¿qué sería del tiempo sin nadie
que pudiera medirlo en el ciclo
del nacer y morir: ritmo cósmico
que valora el reloj de lo eterno?

4
Te han usurpado el sueño,
la confianza
en el brillo de una estrella:
¡ahí está el Universo,
no es de nadie;
llévatelo si puedes!

5
Yo no sé si algún día
ala y bandera, taladrando
la inmensidad del cielo
en una frase humana:
tan humana
¡qué desconcierte a Dios!

6
Se aquietará el paisaje,
escucharé la voz,
cesará la tormenta,
vendrá la tarde
y plantará su tienda
sobre mis huesos
en algún cementerio del camino
cuando sea toda mía
la soledad.
7
La paz es una paloma
posada en nuestros misiles
para hacerlos despertar.

En los labios
vivientes monumentos del beso
el resumen total del sentimiento.

9
Este sabor de tiempo
transcurrido
alimento en necesidad
de llenarle el estómago
al futuro.

10
Tan inasible como el eco
llego en voz a tu oído,
entro a tu corazón
por el camino de tus ojos
y regreso al no ser
por la eterna vertiente
del olvido.

11
Le di una flor, una canción y un beso;
pude darle mi entrega pero le di una flor;
pude darle mi alma y le di una canción;
pude darle mi vida y le di un beso:
no nos dimos amor.

12
En la cárcel azul de tus destellos
en tus hilos de luz,
en el filo violeta
de tu mirar adentro
sé que estoy yo.

13
El recuerdo es un viaje
hacia el olvido
mañana es una burla
del ayer.

14
Hallé una flor dentro de un libro
dijiste "puse mi amor en cada pétalo"
vi que allí estaban
su fantasma y el tuyo
tiré la flor marchita
y a ti te exorcisé:
no acumulo despojos.

15
Hoy quisiera morir en cada uno
de todos los que han muerto
en el silencio
de quienes no han dejado
una bandera, una palabra,
una emoción

un canto.
6
He de esperarte así, a horcajadas
sobre mi lapso de vivir
este instante de luz
entre las dos tinieblas.

17
Desde tu voz llegó la lejanía
sentí miedo
de aquel salto mortal
que dio el reloj.

18
No quiero el diamante ni la gloria,
quiero
el camino embrujado.
desconocido y nuevo
que alarga su promesa de cinta blanca
entre la cabellera vegetal:
jugosa y verde
bajo el sol.

19
!Cuánto ha tenido que llover!
de aquel paisaje
sólo quedó una sombra
donde ocultar el cielo
y una voz que inventaba
otros paisajes
para matar el tiempo.

20
!Galopando! !Galopando!
delante de mis recuerdos,
urdiendo mi propia lava,
quemando mi propio fuego.
!Galopando! !Galopando!
voy como potro sin freno
tejiéndome entre las crines
el dolor de un ángel muerto.

21
Tengo vida y es tanta
que me asombra
decir que no pensé
vivirla gracias a
o mantenerla
a pesar de.

22
Llevo mi mano
hasta el punto final de tus deseos.
Guarda mi piel el tibio
sabor de su latido.
Cuando cesan tus ansias

un ángel alza el vuelo.
3
Se abre la rosa en luz y la tierra en panal.
Hoy florecer es verbo de eternidad
despertado en mi seno.
Mañana tiene un nombre
que cabe en una cuna
y es más grande que el universo:
aquí empieza la vida.

24
Sentí una tristeza súbita,
tan súbita y tan tristeza
que al mirarte me dolió
sentir que ya no te siento:
que para mí eres adiós.

25
Grité hacia adentro: rebusqué
supe que soledad
era si tú no estabas;
mira:
que para mí eres adiós
como esos lunetarios
después que pasa la función.


26
Lo mejor de hacer el amor
con un buen equipo
de realidad virtual
es lo que se siente después
al hacer el amor
con un buen equipo.


* De Gaviotas de Azogue No. 83, edición realizada por CIINOE/COMOARTES S.L. Madrid, España. Abril 2009



Cinco poemas del libro
EN LA LUNA DEL ESPEJO


JEROGLÍFICO

Empapándose en nubes
un sol recién bañado
se filtró por la negra balaustrada
y dibujó en el suelo
un deslumbrante
jeroglífico en sombras...

Y yo lo descifré:
otro pretexto para recordarte.
La luz caía
con los mismos bermejos tornasoles
de aquel día en las piedras
sobre el campo
y repetía tu mensaje.

Fluía la mañana
tejiendo el hilo de oro
que hilvanara
la rueca del recuerdo…

Yo me alejé despacio:
en mi cielo quedaba descifrado,
–jeroglífico en fuga–;
un manojo de sol hecho pedazos.





REGRESO

Al beber la distancia
medí la dimensión
de una letra ignorada;
y fue sal en mi boca
y así es el mar;
y sigo navegando;
y mi palabra humedecida
de tristeza;
y mi brazo
mueve que espanta el aire,
también humedecido
de lágrimas por qué salobres
proliferadas en mis ojos
que si en adiós.
Y algo da marcha atrás
desata los nudos por hora
que venía navegando
y ¡Alto!
a beberse la distancia,
y vuelvo;
y ya no adiós.

RECAPITULACIÓN

He construido a tientas
mil cerrojos
cómplices de las sombras,
mensajeras
de sórdidos presagios.
He ocultado los rostros amados
donde la prisa rompe los caminos
y mutila el regreso.
He roto el horizonte,
con la astilla
de un espejo sin luna:
y he violado la luna,
hasta el extremo
de negarle su romántico sino.
He inventado un despojo de recuerdos
donde ocultar el brillo del paisaje;
y he cargado en los hombros
la nostalgia
de cuánto pude haber amado.
No es una confesión,
es un recuento,
no es mirar hacia atrás,
es ver lo ido;
no es un rectificar,
es un “lo siento”,
no es volver a empezar,
es un resumen:
de todo lo vivido.





TENGO VIDA Y ES TANTA

Tengo vida y es tanta
que me asombra
decir que no pensé
vivirla gracias a
o mantenerla
a pesar de.



EPITAFIO

No pedí nacer,
tampoco pedí morir,
tanto la vida como la muerte
están en deuda conmigo.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada